Virginia descubre la verdad; ‘Amar es para siempre’

QUÉ HA PASADO

• Un vidente dice a Manolita que su hija fue asesinada.

• La madre de Fabián se presenta en el obrador.

• Cristina sorprende a Galán con una chica en el bufete.

Cristina se aferra a creer a Guillermo, quien le jura volver a ser el de antes y que está dejando la bebida. Sin embargo, la decepción llega esa misma tarde pues Estefanía la llama para que vaya a recoger a su compañero. “Se ha metido en una pelea. Por suerte, ha aparecido Quintero y ha conseguido sacarlo. ¡No se tenía en pie!”, relata la gerente del Metrópolis.

Cuando Gorka y Maica entran en la parroquia, se topan con Fabián con un radiocasete en las manos. “¿Ibas a venderlo? ¿Qué vas a ganar con eso? Por favor, no regreses a las andadas”, le ruegan y entre los dos tratan de convencerlo de que delinquir no es la solución a sus problemas.

Lo cierto es que reencontrarse con su pasado ha descolocado al chaval por completo. “Pretende que me marche con ella al pueblo . Y allí no he recibido nada más que palizas de mi padrastro”, se sincera a su tutora. “Confía en mí. No lo permitiré”, asegura la panadera.

Manolita cada vez se siente más sola y se acerca a Chueca a interrogar a la portera. “Váyase. No quiero que me vean hablando y me acusen de ser una chismosa”, le pide. No obstante,el dolor en su rostro es tal, que la empleada se compadece: “Sí, esa noche escuche llegar un coche. A la mañana siguiente, después de que trasladasen el cuerpo de su hija, esto estaba lleno de barro. Eran huellas de hombre. De eso estoy segura”.

El plan de Miguel no puede ir mejor, ya que tanto Abel como Beltrán piden una cita a Estefanía. Atraída por el primero, debe seguir también el juego al segundo, a quien interroga. “¿Qué cenemos? Creía que estaba casado”, le dice. El militar sonríe y explica que solo es por comodidad: “Es complicado. Pero soy libre para ti”.

Virginia necesita confirmar si su madre es la Mesalina de Gran Vía como le han dicho varias personas. Aprovechando que Benigna y Justo están trabajando, rebusca por los cajones hasta localizar una carta que Goyita mandó a Castro con una foto de las dos dedicada: “A la mejor jefa”.

Una vez todos en el piso, la chica se derrumba y le echa en cara su mentira: “¿Por qué esta farsa? He leído la carta y ya sé a lo que se dedicaba. Ahora entiendo a la que me contó que su marido era cliente de mi madre. La odiaba porque había destrozado su familia”.

De nada sirven las excusas de su mentora: “Solo quise respetar lo que mi amiga se llevó a la tumba. ¿Cómo iba a decirte a ti que vas para monja que tu madre era justamente lo contrario?”. Muy enfadada, Virginia hace la maleta y se marcha.

Preocupada por Fabián, Maica piensa una estrategia para que Pepa se marche sola al pueblo, pero es en vano. “Jamás. Yo lo parí y el dinero que gane es para mí, no para que coma usted”, la ataca. El
joven interviene: “Me voy, pero le juro que no me levantaré de la cama ni para comer”.

Al despacho laboralista llegan unas fotos de Galán rodeado de mujeres y una amenaza de publicarlas. Cansada de que se comporte como un crío, Cristina no tiene más remedio que pedirle que deje su mesa “para alguien que se tome el empleo más en serio”.

Cada tarde, Socorro y Pelayo juegan al dominó en El Asturiano. Al ir a colocar el juego, el tabernero encuentra una cartera en la barra. Todo indica que es de Maica, pues tiene una foto suya. Para su sorpresa no es de la panadera sino de Gorka ya que está su DNI. De repente, Pelayo se da cuenta de la especial relación que los une y se plantea si es el momento de contar a la chica que su bebé no falleció al nacer como le aseguraron.

La falta de intimidad merma el matrimonio de Emma y Manolín, a quienes solo parece unir el embarazo. “No debimos casarnos”, piensa ella.

Entre tanto, Manolita se refugia en Cristina y le muestra el broche que encontró en el portal. “Te creo. Algo también me dice que tu hija fue asesinada. Te ayudaré demostrarlo”, la abraza fuertemente.

Beltrán pide a Estefanía celebrar reuniones militares en el local y aunque ella intenta evitarlo, Miguel ve la oportunidad de enterarse de todo: “Ofréceles el mejor espacio”.

Fuente: Leer Artículo Completo