Víctor y Selva siguen buscando a Sara en lo nuevo de ‘La caza. Tramuntana’

  • La caza. Tramuntana está dirigida por David Ulloa y Rafael Montesinos, creada por Agustín Martínez y rodada en escenarios naturales de Mallorca y Madrid
  • Además, de Megan Montaner, Alain Hernández y Félix Gómez, que protagonizan el reparto de La caza. Tramuntana, destacan también los nombres de Llum Barrera, Tristán Ulloa o Ingrid Rubio

    Tras lo ocurrido en el anterior capítulo de La caza. Tramuntana, parece que todas las piezas del puzle empiezan a encajar en ‘La caza. Tramuntana’. Se ha descubierto quién y para qué se usaba Can Falgueres, ese lugar tan misterioso de la sierra. Sin embargo, queda todavía hacer justicia a Samiah, Bela y Julia.

    Capítulo 8. Ans del Judici

    Víctor y Selva han logrado dar con Can Falgueres, pero quizá sea demasiado tarde: el padre de Sara, Ángel, ha escapado. Todas las piezas de la investigación de Tramuntana logran encajar y, en el centro de ellas, está Can Falgueres: un lugar perdido en la montaña donde la clase alta de la isla se permitía abusar de un grupo de chicos y chicas que no tenían protección.

    Sin embargo, saber lo que ha ocurrido, incluso tener los nombres de los culpables, no parece suficiente para que se logre hacer justicia. Samiah, Bela y Julia son solo un ejemplo de esas víctimas que no parecen importar a nadie. Algo que los guardias no van a permitir.

    La caza sigue rodándose en localizaciones naturales

    Los espectaculares paisajes de Mallorca son el escenario principal de la serie, que convierten a la isla en un personaje más de la trama. Los nuevos episodios, ambientados en la Sierra de Tramuntana, han sido rodados en la mayor parte en localizaciones naturales de la isla.

    La localidad de Valldemossa se convierte en el pueblo ficticio de Tramuntana. Otros escenarios donde se ha rodado la historia son el puerto de Soller, el Faro de Soller, Cala Tuent, Port des Canonge, el Mirador de s´Entreforc, Cala Pi, Andratx, Llucmajor o Esporles, entre otros.

    La producción ha contado con actores, figurantes y equipo técnico local y el apoyo de instituciones Baleares, como la Mallorca Film Commission, así como con la colaboración y el asesoramiento de la Guardia Civil.

    El rodaje se vio interrumpido por la pandemia de la COVID-19. Tras unos meses, se pudo retomar el trabajo gracias a un completo dispositivo de Prevención de Riesgos Laborales que garantizaba la seguridad de los miembros de todo el equipo.

    Fuente: Leer Artículo Completo