Víctor se entrega a las autoridades; ‘Dos vidas‘

QUÉ HA PASADO

• Sergio no puede superar la ruptura con Julia.

• Inés y Ángel tienen que pasar el careo de Ibáñez.

• Tirso y Olga unen sus fuerzas para ayudar a Erik

En Guinea, Carmen no puede entender que Víctor se haya entregado cuando lo tenía todo a su favor para huir. Entonces, decide ir a visitarlo a la cárcel para averiguar sus razones y allí descubre algo con lo que no contaba.

La joven se siente consternada al creer que Patricia está implicada en el golpe de Estado y en la injusta encarcelación de Víctor. “Haré todo lo posible por desenmascararla”, se jura a sí misma.

El primer paso que da es hablar con Mabalé. “¿Has visto algún sospechoso en la fábrica?”, le interroga, pero el capataz niega todo presionado por la dueña. A pesar de la dificultad, y sin dejar de insistir, Carmen consigue una confesión que cambia el rumbo de su investigación.

Más tarde, confirma que su padre estaba al tanto del contrabando de armas, lo que la deja sola en su intento de demostrar la inocencia de Víctor. Para su desgracia, los problemas no pararán.

En un intento por ayudar a la joven Villanueva, Inés comparte con ella el temor de que su novio esté sufriendo vejaciones en la cárcel a causa de los enemigos de su padre. “No puedo consentir que eso suceda. Tengo que buscar lo antes posible al verdadero culpable y sacarlo de allí”, afirma. Pero la señora Godoy no está dispuesta a ponérselo fácil.

Por otra lado, Ventura tiene una reunión clandestina con un capitán de la guardia colonial. Este encuentro misterioso revela que el empresario trama algo oscuro.

Por su parte, Ángel e Inés desconfían cada vez más de sus versiones, algo que les empuja a indagar qué hizo cada uno de ellos la víspera de la muerte de Alicia. La desconfianza está haciendo mella en los amantes y cada información es más dolorosa. Su estrategia personal llega a tal punto, que la pareja acaba enfrentándose. Está fuerte discusión tendrá graves consecuencias para él.

Julia se rinde a las exigencias de Sergio, por lo que está dispuesta a liquidar la empresa con tal de librarse de él. Por más que su madre y los trabajadores la animan a resistir, nadie parece capaz de disuadirla.

Para liar más el asunto, desembarca en Robledillo Leo, el psicólogo que Diana y Julia conocieron durante su pasado retiro espiritual.

De pronto, Julia sospecha que alguien le ha robado una carpeta con los diseños de muebles de su abuela y acusa a Sergio, que no tarda en darle la razón. “Esto se hará a mi manera”, amenaza a su expareja

Muy confundida, la mujer necesita encontrar algo de paz, pero entre su ex y la presencia de Leo en el hotel, dispuesto a sacarla de quicio, no va a tenerlo nada fácil. Tras pensárselo mucho, la empresaria comienza la liquidación online para recuperar la inversión en el taller. Los vecinos se vuelcan en ayudarla, pero lo cierto es que no parece que vaya a funcionar.

Será Sergio quien venga con una solución muy rápida, aunque impondrá sus condiciones. “He conseguido un comprador para el taller”, asegura. La tensión entre los dos es insoportable y crece cada día por lo que la mujer se inclina por la venta.

Por su parte, Dani quiere contarle a su padre cuanto antes quién es de verdad. De repente, Jaime, se presenta en el pueblo para pasar más tiempo con ella y conocerse.

Quien más sufre con todo este asunto es Elena, que desconfía de su exnovio, pero no desea frustrar la ilusión que tiene su hijo con su progenitor. “Lo que no quiero es que sufra un desengaño con él, como me sucedió a mí. No es un padre perfecto y creo que está ocultando algo”, le comenta a Erik.

Este, por su parte, se disculpa al fin con Mario y le propone compensarle por la rotura del tocadiscos.

Fuente: Leer Artículo Completo