Jalis de la Serna nos avisa del cambio climático en ‘Natural’, en La Sexta

¿Sabías que más de diez millones de gorriones han desaparecido de España solo en diez años? ¿Te has preguntado por qué hay tantos jabalíes que cruzan carreteras y autovías en busca de comida en pueblos y ciudades? ¿Volverán a aparecer miles de peces y crustáceos muertos en las playas del mar Menor? ¿Qué impide que el tomate y el pan sepan como antes? A estas y a otras preguntas responde Jalis de la Serna en “Natural”, una serie de ocho reportajes con imágenes inéditas para que las señales que nos da la naturaleza no nos pasen desapercibidas.

El programa apela a la imperiosa necesidad de cambiar de rumbo y reconectar con la naturaleza para evitar el efecto boomerang que estamos provocando. “Natural es una producción de Atresmedia TV para La Sexta, que cuenta con Luz Aldama como productora ejecutiva. Hablamos con el periodista de su programa.

Es curioso que un documental de ecología vaya en el prime time…

Es lógico porque lo que contamos en el programa afecta a la vida de todas las personas. Nuestras acciones rutinarias en el día a día, como consumir determinados alimentos, como abrir el grifo o tirar un papel afecta al medio ambiente y cómo el medio ambiente nos lo puede devolver de una manera indeseada.

¿Qué temas tocáis en los ocho reportajes?

Desde el tema de los alimentos a las aguas subterráneas, que pueden ser estratégicas, hasta las especies invasoras como la hormiga argentina, el cangrejo azul americano o el caracol manzana, que se come el arroz del Ebro, que nos ha traído la globalización accidental o intencionada de miles de especies exóticas que se han extendido rápidamente entre nosotros, causando daños ambientales, económicos y sanitarios. Ver el lecho del río Guadiana completamente cubierto de una especie invasora que parece una pista de cesped, tanto que ni se ve el agua, es impresionante.

¿Y por qué el pan y el tomate que consumimos ya no sabe como antes?

No es una frase hecha. Es una realidad. Para evitar que los tomates se pongan blandos se empezaron a cruzar variedades tradicionales con otras que garantizan la durabilidad y resistencia de la hortaliza más consumida en España. En ese proceso se perdió el sabor. Lo mismo que le pasa al pan. Una buena harina y la levadura le dan el aroma, pero las prisas lo matan. Antes se dejaba fermentar un día y ahora apenas llega a una hora. Lo mismo sucede con las legumbres, que apenas se consumen ahora, aunque sean responsables de parte de nuestra salud. Es un alimento esencial, fuente de proteína vegetal y uno de los cultivos más sostenibles, que fija el nitrógeno en el suelo, fertilizándolo y evitando el uso de químicos. Y curiosamente se da la paradoja de que compramos legumbres del otro lado del mundo mientras las autóctonas están en peligro de extinción.

¿Por qué son tan importantes los acuíferos?

Desconocemos la cantidad de agua que hay bajo el suelo en España e ignoramos que esta agua dulce puede ser crucial en los próximos años. La extracción ilegal, la sobreexplotacion y la contaminación están poniendo en riesgo las reservas disponibles para el abastecimiento de lapoblación. Y, desde luego, están amenazando gravemente joyas naturales como los parques nacionales de Doñana y Las Tablas de Daimiel o el Mar Menor.

¿Estamos cuidando nuestra principal fuente de suministro de agua que son los ríos?

No. Hace tiempo que damos la espalda a los ríos, que cada vez llevan menos agua y de peor calidad. Tienen que tener un régimen de caudal mínimo que nadie controla. Apenas se hacen muestreos de los de los vertidos de contaminantes químicos y todo en conjunto favorece la aparición de plagas como la de la mosca negra.

¿De verdad nos estamos quedando sin gorriones?

Ya lo creo. El declive de este ave es un claro síntoma de lo que puede pasarnos también a nosotros. La contaminación, la falta de espacios verdes, las nuevas construcciones de cemento o de cristal son algunas de las causas por las que cada vez están desapareciendo estos pájaros de las ciudades. Pero también cada vez hay menos abejas y más plagas de orugas procesionarias o medusas.

¿Por qué?

Porque los animales son muy sensibles al aumento de la temperatura del planeta, que está alterando sus patrones de conducta. Y eso acaba afectándonos a nosotros de una manera u otra. Más de tres cuartas partes de los cultivos de los que nos alimentamos dependen de la polinización de las abejas.

¿Cuál de los ocho reportajes que has hecho te ha impresionado más?

Me parecen temas interesantes todos ellos, al tiempo que cotidianos, pero lo que más me ha impresionado ha sido ver al lobo ibérico allí plantado, tan de cerca y en su hábitat natural. Me parece un animal tan emblemático, que dice tanto con la mirada, que pone los pelos de punta.

En este caso hablamos de que la desaparición del lobo, que es un depredador natural, es directamente proporcional a la superpoblación de jabalíes. La presencia de jabalíes que campan a sus anchas en pueblos y ciudades ha dejado de ser una anécdota para convertirse en un problema. Son omnívoros y se han acostumbrado rápidamente al acceso de comida fácil y están criando antes del ciclo natural.

Se habla del uso indiscriminado del plástico y de su repercusión en el medio ambiente, pero cuando vas a la montaña te encuentras con desperdicios de gente que la ha visitado como latas de cerveza y coca cola, bolsas de basura, platos…¿Debería existir una asignatura obligatoria en el colegio que hablase de civismo y nuestra relación con el medio ambiente?

Por supuesto. Una asignatura obligatoria e importante en número de horas lectivas, tanto como las Matemáticas. Vivimos en el planeta y dependemos absolutamente del planeta y de sus productos, con recursos limitados que sobreexplotamos en unos casos y explotando mal en otros. Respecto al tema de los plásticos, no es lo mismo que esa gente incívica tire un papel que en un mes máximo desaparece, que un plástico tarda quinientos años en descomponerse. Por eso acaba tirándose en una cuneta y acaba en el océano.

Fuente: Leer Artículo Completo