Estefanía reclama su puesto; ‘Amar es para siempre‘

QUÉ HA PASADO

• Gorka decide apostar por su amor con Maica y por su hijo.

• Virginia habla con Fabián.

• Manolita le dice a Quintero que Anabel mató a Zúñiga.

• Manolín sufre por haberse separado de su esposa.

Desde su despacho, Muñoz León provoca un nuevo enfrentamiento entre Abel y Estefanía. La mujer descubre que el militar ha sido readmitido en el Cesid, mientras ella todavía no ingresa en sus filas. Y, por si fuera poco, le han asignado una nueva misión.

La espía no piensa quedarse de brazos cruzados viendo como otra vez el médico sigue subiendo escalones en su carrera. “La última vez nadie me reconoció mi labor porque él no dijo que yo lo ayudé, pero ahora será diferente”, reflexiona en su apartamento y decide investigar qué encargo debe llevar a cabo su exnovio y hacerlo mejor que él. Para conseguir su objetivo, pide ayuda a Cristina.

Con su relación más afianzada que nunca, Gorka pide a Maica algo de tiempo para dejar el sacerdocio y convertirse en un hombre libre para ella. “Tengo que hablar con mis superiores y explicar la situación, pero tengo claro que te quiero más que a nada en este mundo. No te preocupes”, explica él.

Este es un motivo de felicidad para la repostera, pero no el único, pues esa misma mañana la pareja recibe unas fotos de su hijo. Finalmente, se cumple su sueño de poder verle la cara.

Al día siguiente, se enteran de que Simón estará dando una charlaen un centro social cercano y deciden ir para conocerlo en persona. Cuando el acto termina, se presentan ante él. Sin embargo, el encuentro no va tan bien como ellos esperaban.

Quien tampoco está en su mejor momento es Socorro. A pesar de haber aceptado que Eduardo es un señor casado y resolver seguir adelante con su relación, no es feliz. Todo empeora cuando el capitán debe ser operado de urgencia y en el hospital se presenta su esposa Miriam.

Saéz de Abascal no tiene más remedio que abandonar la clínica sintiéndose bastante incómoda con la situación. Ya en casa, le cuenta sus preocupaciones a Benigna, que también tiene las suyas propias. La mujer sospecha que doña Visi podría haber vuelto al barrio.

Por su parte, Quintero ha decidido renunciar definitivamente a la defensa de Martín-Cuesta, por lo que Fernando es quien debe asumirla y Cristina se disgusta por la decisión que ha tomado. “Me decepciona que quieras probar la supuesta inocencia de un tipejo que ha hecho tanto daño a mis amigos”, asegura con tristeza la licenciada a su padre.

Este hace oídos sordos a sus palabras y comienza a investigar quién mató realmente a Juan Zúñiga. Los Gómez podrían estar en graves problemas, pues el abogado está acercándose peligrosamente a lo que sucedió. Finalmente, logra descubrir parte de la verdad de la historia.

A su vez, Manolita, viendo que el asesino de su hija puede estar libre otra vez, piensa cometer perjurio en el juicio. Justo trata de hacerle cambiar de opinión, pues mentir ante un tribunal para meter a alguien en prisión está penado con la ley y, si la descubren, podría volver a pasar una larga temporada entre rejas

Además, Virginia está logrando poco a poco superar su adicción a las compras. Cuando camina por el barrio, un joven desconocido se le acerca y le pide una cita. Fabián, que observa cómo su amada empieza a coquetear con su nuevo pretendiente, brota en un ataque de celos. Aunque decide contarle a la muchacha lo que siente por ella, esta toma la declaración como el simple apoyo de un amigo.

Emma se prepara para empezar a trabajar con su padre en elconsultorio médico. La chica inicia sus prácticas muy ilusionada, pero poco a poco va perdiendo la alegría. Parece que tener a Abel de jefe no será tan idílico como ella pensaba.

Paralelamente, Manolín lucha por encontrar su camino en la vida, ya que desde que terminó la mili se encuentra bastante perdido y solo los consejos de Pelayo lo ayudan

Fuente: Leer Artículo Completo