En brazos de otro; ‘Servir y proteger‘

TVE. 17.15h. Del lunes 20 al viernes 26 de septiembre

QUÉ HA PASADO

• Carlos sufre una brutal agresión racista.

• Jota besa a Beatriz.

Durán vuelve a visitar a Bravo en la cárcel y consigue sonsacarle una pista. «Creo que con esta información podemos encontrar el cadáver de Ana Parrabera», comunica el agente a Miralles y Vega. Enterado de los avances, Bremón coloca al inspector jefe al frente de la búsqueda.

Lo que no imaginan es que Bravo no ha sido del todo sincero. «Me ha engañado. El cuerpo sigue sin aparecer. ¡Maldito sea!», comenta con Andrea. Pero, al recibir una paliza en la cárcel, el recluso decide confesar por fin la verdad y los agentes localizan el cadáver. Satisfecho, Durán va a ver al padre de Ana. «Aquí tienes sus objetos personales», le dice.

Tras discutir con Rubén, Martina se marcha enojada de la inmobiliaria y, en lugar de regresar a casa, se acerca al Moonlight para tomar una copa. «Necesito relajarme. Espero que esté dormido cuando llegue», piensa.

Allí, conoce a Víctor y en seguida congenian. «Hace muy poco que estoy por este barrio. Tengo una inmobiliaria. ¿Y tú? ¿Qué haces por aquí?», pregunta la empresaria entablando conversación. Días después vuelven a encontrarse y, sin poder evitar la atracción que sienten el uno por el otro, pasan la noche juntos.

Pese al remordimiento, Martina finge al día siguiente ante Rubén. Pero, otro asunto más importante los mantiene ocupados. «Ha llegado esta bolsa de dinero para blanquear», le informa su marido, centrado en el trabajo.

La presencia de Hariri sigue inquietando a Quintero. «Alguien anónimo me dijo que tuviera cuidado contigo. Explícame qué significa esto», le cuestiona el libanés. Aunque el joyero no tarda en darse cuenta de que intentan enfrentarlos, no llegan a tiempo para atrapar a ese enemigo común. «El libanés ha sido asesinado», informa más tarde Néstor a Fernando. Tras interrogarlo, el policía comprueba que tiene coartada.

Más tarde, Lidia comparte con Néstor sus impresiones acerca del caso y le confiesa su desconfianza hacia Beatriz: «La vi hablando con Hariri y eso me da mala espina». Sin saber por qué, el binomio acaba siendo apartado de la investigación sobre el tráfico de armas.

En La Parra, María sigue pensando en Quintero, y lo habla con Cepeda. Mientras, en la joyería el empresario también se desahoga con Víctor: «Esta mujer me ha llegado hondo, no me la quito de la cabeza».

Quien no se encuentra en su mejor momento es Carlos, a quien cuesta superar el ataque de los supremacistas. «Creo que se está obsesionando y eso me preocupa», comenta Iván con Lara.

Fuente: Leer Artículo Completo