El adiós de Salgado; ‘Servir y proteger’

QUÉ HA PASADO

• Antonio se queda en Madrid para salvar su matrimonio.

• Lucas Infante da un paso más y secuestra a Claudia.

• Carlos localiza la farmacia en que se robó el medicamento.

La llegada de sus compañeros en el último momento gracias al dispositivo que han establecido para su rescate, salva la vida a Claudia, que se recupera en el hospital.

Esa tarde, recibe la visita de Antonio y se hace evidente que los sentimientos entre ellos siguen vivos. “Nos hemos precipitado”, reconocen y él renuncia a irse Asturias. “Me quedo contigo. Nos debemos una larga conversación”, afirma.

Mientras tanto, en comisaría, se felicitan por la captura de Lucas y comienza un duro interrogatorio al delincuente: “Has acabado con la vida de nuestros compañeros. Vas a tener que explicarnosmuchas cosas y lo vas a hacer hoy…”.

Lejos de ahí, Eva y Quintero cierran los detalles de su acuerdo empresarial y ella parece mostrarse encantada con lo que plantea el empresario. Sin embargo, Beatriz es bastante más crítica y amenaza con sacar a la luz su pacto secreto. En ese instante, su hermana se sincera con ella para revelarle sus verdaderas intenciones: “Es el primer paso para librarnos de él para siempre. Sígueme el juego”.

Afortunadamente, en pocos días Miralles se incorpora al trabajo y se pone al frente de la investigación del llamado asesino de policías y, a pesar del shock que aún sufre, decide interrogarlo ella misma. La situación le resulta muy complicada y se junta con la ruptura con Salgado. “Me he dado cuenta de mi error. Perdona si te he confundido, lo nuestro se acabó. Quiero a Antonio y deseo envejecer a su lado”, explica a su compañero.

Beatriz entiende las razones de Eva y, siguiendo un plan perfectamente estructurado, se disculpa con Quintero y finge plegarse a su acuerdo. “Me he equivocado. Estoy de vuestro lado”, miente.

Las incógnitas en el caso de Lucas se multiplican y Bremón se encara con él para que asuma que ha perdido la batalla: “Este no es tu territorio. Deja de crecerte”.

Por su parte, Salgado ha tirado la toalla y comunica a sus superiores que ha pedido el traslado de comisaría y también se reúne con Antonio: “Me voy. No volveré a ser un obstáculo en tu matrimonio”.

Fuente: Leer Artículo Completo