Valentino Alta Costura otoño 2021: el arte de Pierpaolo Piccioli

El debate sobre si la moda es o no es arte viene de lejos. ¿Es acaso una cuestión irresoluble? Probablemente… pero en el camino de reflexión ha inspirado a algunos de los creadores más importantes, que han tomado el diálogo o la simbiosis entre la moda y el arte como fuente de la que beber para crear colecciones tan bellas como la última presentada por Valentino.

Para Pierpaolo Piccioli, actual director creativo de Valentino, la moda no es arte. “Este último no tiene ningún propósito fuera de sí mismo, mientras que el primero tiene siempre un alcance práctico, una función, un uso. Reconocer las diferencias es el primer paso para educarnos en una escucha mutua, hecha de curiosidad, entusiasmo y respeto. Esta escucha necesita tiempo, al igual que la Alta Costura y, al fin y al cabo, como el arte. Por eso, el progreso de este proyecto ha sido lento, un ritmo quizás inusual para nuestro mundo actual pero correcto e íntimo para el mundo en el que me gustaría vivir”, ha dicho a través de un comunicado.

Esta ha sido la base sobre la que ha creado Valentino Des Ateliers, la colección de Alta Costura otoño-invierno 2021-2022 que Maison Valentino ha presentado en el Gaggiandre, situado en el Arsenal de Venecia. Ese diálogo entre arte y moda se ha materializado en la colaboración de la casa con 17 artistas contemporáneos, la mayoría de ellos pintores y todos seleccionados por el escritor y curador italiano Gianluigi Ricuperati. “La pintura es arte como la Alta Costura es moda, siendo lenguajes eternos y materiales, tradicionales y siempre renovadores, verdaderas fuentes renovables de belleza”, han indicado desde la firma. 22 del total de 82 diseños que componen la colección han sido creados junto a estos creadores.

Los artistas seleccionados han sido Joel S. Allen, Anastasia Bay, Benni Bosetto, Katrin Bremermann, Guglielmo Castelli, Maurizio Cilli, Danilo Correale, Luca Coser, Jamie Nares, Francis Offman, Andrea Respino, Wu Rui, Sofia Silva, Alessandro Teoldi, Patricia Treib, Malte Zenses, con la participación de Kerstin Bratsch. Se les pidió que respondiesen con su propia creatividad al reto de forjar el conocimiento y el talento en la artesanía, los textiles, la sastrería y los colores que alimenta la Alta Costura. Tanto el grupo de artistas como la casa Valentino trabajaron juntos para diseñar y crear algunas de las piezas, en una forma de ser y hacer a la vez singular y plural, individual y colectiva.

“Debemos imaginar a Valentino Des Ateliers como un concierto para dos mundos distintos: la pintura y la Alta Costura, el arte contemporáneo y el arte de la indumentaria, en el que las voces de cada lado escuchan la canción del otro antes de pronunciarse”, ha explicado Gianluigi Ricuperati.

El resultado es una serie de exquisitas creaciones que exploran la traslación entre el mundo bidimensional de la pintura y el tridimensional de la moda. Así, por ejemplo, un cuadro de la pintora Andrea Respino ha inspirado un abrigo de intarsia (un tipo de técnica de punto) hecho de 150 muestras diferentes de telas, desde satén hasta tafetán, laminado y con lentejuelas. En realidad, los diseños de esta colección condensan los códigos de costura de Valentino: sombreros flotantes, grandiosos vestidos de gala llenos de colores vibrantes, drapeados y movimientos fluidos. La siluetas, largas y en capas, o cortas y esculturales.

Esta colección continúa con la apuesta de Piccioli por la experimentación y la renovación que emprendió hace años y que ha logrado acercar la marca a las nuevas generaciones, ávidas de diseños que rompan las fronteras entre los géneros (como en las faldas sobre pantalones en los hombres) o que se queden grabadas en la retina una vez sean vistas en las redes sociales (los sombreros emplumados).

Valentino Des Ateliers se ha presentado en el Gaggiandre, un recinto asociado a la Bienal de Venecia, de la que Valentino es patrocinadora esta edición. “Venecia fue parte de la visión que tuve desde el principio: era el único lugar del mundo en el que presentar una colección de este tipo, un contexto donde nada se puede sumar ni sustraer: la luz y el poder de Venecia son el escenario perfecto en el que me encantaría sumergir mi trabajo”, ha explicado Pierpaolo Piccioli.




Fuente: Leer Artículo Completo