Pierre Cardin, padre del prêt-à-porter, fallece a los 98 años

Hoy el mundo de la moda se encuentra un poco más vacío llorando la muerte de un gran referente. La del diseñador Pierre Cardin, quien nos decía adiós este martes 29 de diciembre de 2020 a los 98 años de edad, tal y como ha informado la familia del mismo. Cardin, que nació en Italia bajo el nombre de Pietro Cardin, ha sido una pieza fundamental de la moda francesa, donde se ha despedido, como no podía ser de otra manera, en la ciudad de la moda, más concretamente en el hospital americano de Neuilly (París).

A Pierre Cardin se le atribuyen muchas conquistas de la moda del siglo XX. Trabajó para Schiaparelli, Christian Dior o Paquin, hasta que decidió pensar a lo grande y lanzar su firma homónima con la que se dio a conocer en los años 50 gracias a un estilo de marcado acento vanguardista. En los años 60, quiso olvidarse de la silueta femenina, de ceñir cintura o respetar la forma natural del cuerpo, y prefería optar por las formas y estampados geométricos, las líneas rectas y experimentar con el diseño logrando una estética futurista que daría forma a la leyenda que sería su firma décadas después.

Un repaso a la vida y legado de Pierre Cardin

Con poco más de 20 años, Pierre Cardin se mudó a París, donde comenzó a trabajar para Schiaparelli y Paquin. También realizaría el vestuario de películas como La Bella y La Bestia y, posteriormente, en 1946, comenzaría a trabajar como responsable para Christian Dior, quien acababa de crear su negocio.

Unos pocos años después, en 1950 y tras ser rechazado por Balenciaga, Cardin decidió soñar a lo grande y emprender su firma homónima. Lo que comenzó siendo una compañía centrada en diseñar máscaras y disfraces para el teatro presentaría tres años después de su nacimiento su primera colección de mujer y haría viral el llamado bubble dress.

Los años 60 conformarían su época dorada. Tras haber levantado el mundo de la Alta Costura después de la II Guerra Mundial, Cardin formaría parte durante esta señalada década de la vertiente más revolucionaria de la moda, junto a otros destacados nombres como Paco Rabanne. 1963 lanzaría la sección de mujer de ready to wear en un intento de hacer la alta costura más accesible.

En esa misma década, Lauren Bacall vestiría el vestido Cardine que pasaría a la historia. Durante los años 70 y 80 la firma se expandiría internacionalmente (llegando a convertirse incluso en el primer diseñador francés en exportar moda a Japón) y se alzaría como una de las etiquetas clave tanto en moda femenina como masculina.

Durante los años posteriores, Cardin obtendría numerosos reconocimientos y prestigiosos premios de la industria que han durado hasta día de hoy. cuando en febrero de 2020 fue homenajeado con una estrella en el paseo de la fama de Palm Springs.




Fuente: Leer Artículo Completo