Los abrigos de paño camel o la tendencia atemporal del invierno

Los fondos de armario más completos pasan siempre por tener prendas atemporales que permanecen en nuestro armario y son las mismas a las que recurrimos año tras año. Las camisas blancas, los pantalones vaqueros, las blazers o los botines son tan solo algunas de las piezas que resultan imprescindibles para formar nuestros estilismos más casual, pero cuando el invierno acecha, además, añadimos a esta lista otro de los grandes acompañantes de nuestros looks: el abrigo de paño.

Los abrigos de paño -denominación que hace referencia a los clásicos abrigos de lana con, en ocasiones, mezcla de poliéster-, resurgen en los meses de frío y se erigen como la pieza infalible de nuestro vestuario. Este año las tendencias en abrigos más atrevidas abogan por los colores más vibrantes y llamativos -como el fucsia o el amarillo-, pero también por mantener la presencia de los clásicos tonos, como el negro, el gris o, por supuesto, el color que nunca falla: el camel.

Decir que este color es un acierto sustenta su teoría (y práctica) en la historia de la moda. La trayectoria del abrigo camel no solo ha conquistado a grandes referentes de moda de la realeza, como Carolina de Mónaco, Kate Middleton o la reina Letizia, sino que también mucho antes alcanzó formar parte del vestuario de grandes producciones de cine, como ‘Love Story‘ , película responsable de situarlo en el altar de nuestra wishlist.

El camel es la opción preferida cuando se busca apostar por un tono neutro que, al mismo tiempo, añada un aire diferenciador a nuestros looks. Combina con absolutamente todo el resto de colores y es -y será- una de las opciones preferidas del ‘street-style’, que ya está apostando por llevarlo en conjuntos dispares.

Esta tipología de abrigos son una garantía ideal para llevar tanto con vestidos de punto como con trajes sastre debajo o con outfits sencillos formados por otros básicos. Su carácter es atemporal, su puesta en escena es brillante, su capacidad para adaptarse a cualquier ocasión lo convierte en necesario y, además, permite llevarlo con otras prendas exteriores debajo, como con plumíferos ultralight o chaquetas de cuero.

No es de extrañar entonces que si esta prenda exterior reúne tantas cualidades positivas, también los estilismos de las que más saben de moda estén apostando continuamente por este color en la elección de sus abrigos. En looks diarios o en los más nocturnos, para ir a trabajar, a una reunión con amigas o para salir a hacer la compra. El abrigo de paño camel conquista todos los terrenos y a continuación te enseñamos cómo (una vez más) lo está haciendo.

Con botines, sneakers, sandalias o mocasines. Blusas, camisas, tops o vestidos. También con pantalones y faldas. El abrigo de paño camel enamora a las que más entienden del sector y aparece en una gran infinidad de combinaciones posibles de las que podemos tomar inspiración y comenzar a unirnos a la tendencia atemporal más demandada.

¡Lo quiero!

¡Lo quiero!

¡Lo quiero!

¡Lo quiero!

¡Lo quiero!

¡Lo quiero!

Fuente: Leer Artículo Completo