Lee Miller, la fotoperiodista de la II Guerra Mundial que inspira la nueva colección de Max Mara

Ian Griffiths continúa ejerciendo la labor que comenzó Achille Maramotti cuando fundó Max Mara en 1951: crear ropa con estilo para la mujer independiente y trabajadora, con la que contribuir al empoderamiento femenino. En esta colección Pre-Fall 2021, la firma propone estilismos inspirados en una de las fotoperiodistas más icónicas del siglo pasado, Elizabeth ‘Lee’ Miller, que alcanzó el punto álgido de su carrera durante la II Guerra Mundial. Ella había empezado su carrera profesional en el mundo de las revistas, como modelo de las cabeceras de Condé Nast, consiguiendo ser portada de Vogue en 1927. Sin embargo, su pasión por la fotografía le llevó a perseguir su sueño en un mundo de hombres, rompiendo todos los techos de cristal necesarios, hasta conseguir abrir su propio estudio.

De romper techos de cristal va esta colección, siempre de forma estilosa y sin esfuerzo. Ese arte de ir bien vestida para comerse el mundo laboral, sin un aparente esfuerzo, que en realidad esconde toda una ingeniería de la moda detrás, como todos y cada uno de los estilismos de esta colección de Max Mara. Pensada para la reincorporación al trabajo después del verano, en un momento en el que el color nos ha saturado casi por completo, Griffiths ha querido darle todo el protagonismo al gris con esta colección, y ha conseguido que no sea aburrido. Aunque también hay toques de blanco roto, rosa palo e incluso negro azabache.


Lo cierto es que ese homenaje al gris no es casualidad: Max Mara rebusca entre los archivos fotográficos, resultado del trabajo de Miller, para tornarlos en prendas inspiradas en lo militar. ‘Combat tailoring’ es el tema central de la colección, fruto de la fascinación de Ian por las fotos de Miller vestida con uniformes militares. De esta inspiración surgen elegantes trajes de estampado príncipe de Gales, grises por completo e incluso sastrería satinada de lunares que no puede ser más evocadora. Los pantalones cargo no podían faltar en una colección inspirada en lo militar, que en esta ocasión se combinan con blazers oversize, chubasqueros técnicos y demás prendas sencillas pero funcionales.

Además de inspiración militar, también encontramos el epítome de la ‘mujer moderna’ en esta colección, según explica la propia firma. Y es que Miller fue descubierta por las calles de Manhattan cuando se cruzó con el coche de Condé Montrose Nast, el fundador de Condé Nast. Desde entonces, fotógrafos como Edward Steichen o George Hoyningen-Huene capturaron a la modelo y musa enfundada en la última moda. De ahí nace la inspiración de una serie de prendas de organza y gazar de seda que se vuelven absolutas protagonistas de la colección, con sus cuellos ‘pussy bow’ y sus mangas abullonadas. Cabe destacar, que ese tipo de cuello se popularizó en Estados Unidos cuando la mujer empezó a incorporarse al mercado laboral de forma masiva, entre los años 60 y 70 del siglo pasado. Los utilizaban como corbata femenina, para demostrar que ellas también tenían su hueco (y su estilo) laboral.

“Fresca, segura de sí misma y glamurosa”, así describe Max Mara a la mujer que apuesta por las prendas de su última colección. Y a Elizabeth ‘Lee’ Miller, que siempre ha formado parte, de una forma o de otra, de las grandes inspiraciones de la firma. Como la campaña de 1999 capturada por Steven Meisel, en la que Carolyn Murphy se enfunda en un vestuario con un claro aire a Miller.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo