El día que la moda cambió la diadema por un pañuelo de Mango

En un primer acercamiento, la moda puede parecer caprichosa, como si la industria como ente estuviera capacitada para tomar decisiones propias e imponer su criterio según soplen las corrientes de estilo. Por el contrario, actúa como un mercado que responde a las necesidades de los usarios que avanzan en paralelo a los tiempos.

Cuando resultaba tan difícil ponerse en sus zapatos que las solteras de (Sexo en) Nueva York necesitaron unos especiales, Manolo Blahnik puso los stilettos a sus pies. Cuando se nos hizo inalcanzable llegar a todas nuestras metas sobre unos tacones de 10 centímetros, Phoebe Philo nos puso los pies en la tierra con unas zapatillas deportivas. Cuando el camino se hizo impracticable, llegaron las botas con suela track para mujeres todoterreno. Y cuando las princesas renunciaron a la corona, Prada creó la diadema.

Lo que en economía son las leyes de la oferta y la demanda, aquí son las tendencias, o el punto de encuentro entre los deseos del gran público y las propuestas de las firmas. Si la moda se ha cansado de las diademas más rápido de lo que tardó en olvidar las coronas de flores es porque nosotras somos las primeras que hemos empezado a buscar alternativas…

Jacquemus otoño/invierno 2020/2021© GoRunway.com

Y las hemos encontrado en el mismo desfile de Jacquemus en el que Laetitia Casta sacudió la pasarela y Gigi Hadid hizo lo propio con su melena. En 1997 -que así se llama la colección otoño/invierno 20-21 del diseñador- no había ni pinzas de pelo con brillantes, ni horquillas con perlitas o abalorios, ni diademas acolchadas, ni aquellas coronas de flores que se hicieron con las calles después de conquistar los festivales. El único adorno visible en las melenas lacias que debían armonizar con sus diseños minimalistas era un pañuelo dispuesto en triángulo sobre el cabello como Beyoncé cuando formaba parte de Destiny's Child, Hilary Duff cuando era Lizzie Mcguire (la primera vez) o las Olsen cuando aún eran adorables.

Eso es, el concepto viene de lejos. Y como desde hace algunas temporadas las que mejor visten ya habían comenzado a experimentar con el pañuelo al más puro estilo Grace Kelly, Audrey Hepburn o la reina Isabel II, parecía lógico que el siguiente paso fuera recuperar el peinado más fácil que marcó la transición de los 90 a los dosmiles.

Dicho y hecho: la última semana de la moda en Copenhague nos dejaba un manual de uso inesperado del pañuelo estampado y la últimas novedades de Mango un sinfín de modelos para elegir.

7 pañuelos de Mango para ir a la moda los próximos meses y bien peinada SIEMPRE

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo