Camisería a medida y sostenible, así es lo nuevo de POL

Hay ocasiones en las que romper con todo, salir de la zona de confort para reinventarse, aprender, tomar fuerza e impulso y regresar a tope es la mejor de las decisiones. La diseñadora Paula de Andrés es un claro ejemplo. Después de presentar su primera colección en 2013 con su firma POL en el EGO de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid y tras tres ediciones y varios proyectos, decidió abandonar la capital para marcharse a Londres dos años, concretamente a la prestigiosa Central de Saint Martins para especializarse en la construcción de prendas: “Yo siempre era muy de la parte de sastrería, de las cosas bien hechas, muy de lo clásico y me daba cuenta de que cuando apuntaba a muchos productos, al ser tan pequeña, me daba rabia. Se me escapaba si quería ir a todo así que decidí que me apetecía aprender de otras marcas, que me faltaba información y formación”.

Lo cierto es que a la vista está tras conocer de primera mano su nuevos diseños, una línea de camisería a medida e impecable realizada a base de materiales sostenibles y la escultura y la arquitectura como inspiraciones fundamentales. No en vano, ha tenido algunos de los mejores maestros. Tras terminar sus estudios en el IED de Madrid en el 2011 después de dos años en arquitectura, comenzó a trabajar con Moisés Nieto (actualmente continúa ayudándole), sin olvidar posteriormente sus colaboraciones en Londres con firmas de lujo como Celine o Alexander McQueen, entre otros, para terminar, a su vez, en el equipo de Mujer de la marca sostenible por excelencia ECOALF.

POL

“En Londres trabajé más en la parte técnica así que cuando volví a Madrid, me di cuenta de que tenía que hacer un solo producto. Y me encantará meter otros, pero quería hacer uno muy bien para empezar”. La decisión, de momento, parece muy bien tomada cuando uno observa y toca más en detalle las camisas que Paula tiene en su nuevo taller y showroom de la calle Fernando el Católico. Una pequeña muestra de sus básicos, tanto en tejidos, patrones, formas, telas, como en detalles que marcan o pueden marcar, si el cliente lo desea, la diferencia: puños de formas geométricas, lazadas a la espalda, cortes más masculinos o entallados… Y los blancos, el rosa y cómo no, el azul (“Un amigo me dijo una vez que POL siempre es azul y es cierto, me encantan los azules”, explica Paula).

¿Demasiado clásico para algunos? Lo cierto es que se trata de diseños atemporales, de un producto, la camisa, que siempre funciona y por la que mucha gente siempre tiene un hueco de honor en el fondo de armario: “Soy un poco más purista que clásica. Hay cosas que siempre se han hecho muy bien por mucho que intentes reinventarlas. De momento me quedo con este primer producto que, además, recuerda a las camiserías tradicionales de hombre. Además, yo siempre llevo un montón de camisas y me siento así identificada”.

Bajo cita previa en el taller o vía on line, y partir de 90 euros, un precio muy ajustado cuando hablamos de diseños elaborados artesanalmente y con un mínimo del 70% de materiales sostenibles (“yo lo noto nada más tocarlo y ponérmelo porque tengo la piel atópica y no nos damos cuenta realmente de lo que llevamos puesto”), la camisa será cortada y confeccionada exclusivamente para cada cliente.

Estas piezas únicas, además, tienen el sello made in Spain, confeccionadas al 100% en Madrid. Además, por su proceso de producción, POL elimina los stocks en su ahínco por reducir el tan comentado impacto medioambiental actual de la moda. Tendencia mucho más asentada en ciudades como Londres.

“Al volver me he dado cuenta de que la gente allí es mucho más purista con el tema sostenible y el veganismo en la moda, si no encuentran unos zapatos que les convenzan, que sean buenos y no usen materiales animales, no se compran ninguno; además, el tema del precio. Yo allí era barata. Subí los precios porque si no no sería congruente con el producto a medida, exclusivo y artesanal que vendo cuando en España, en cambio, suelen pensar que mis camisas son caras. La gente está menos dispuesta a invertir en un producto de calidad y para toda la vida si lo puede encontrar ‘parecido’ en versión low cost“.

Eso sí, ya tiene su base de clientes que buscan esa camisa ideal y única para toda la vida para la que POL es la opción ideal. Siempre acompañada de sus zapatos diseñados en Londres, en la línea de las camisas y con posibilidad de diferentes combinaciones, “en un futuro me gustaría quizá incorporar otros productos como vestidos, siempre de líneas puras, que sientan bien…” y donde la atemporalidad en general marca siempre el ritmo: “Quiero que mis colecciones tengan una continuidad unas de otras, pero no marcadas por las estaciones, sino añadiendo un detalle determinado a la camisa más básica, algún estampado nuevo, otro color…”.

Fuente: Leer Artículo Completo