Adolfo Domínguez reivindica el valor de la ropa usada en su nueva campaña

Atesorar prendas que permanezcan aunque las modas cambien, capaces de ajustarse a tu cuerpo por muchos años que pasen y hacerte sentir bien. Hay quienes prefieren un armario con piezas que nunca dejan de gustarte, alejado del concepto fast fashion que crea la necesidad de renovar el vestuario casi al completo año tras año. Esa idea de prendas duraderas es la que defiende la última campaña de Adolfo Domínguez, cuyo título no puede ser más rotundo: Ropa Vieja.

Con ella, la firma gallega busca reforzar su compromiso con un nuevo de modelo de consumo que pone en valor la durabilidad de la ropa, y para ello recupera y retrata 29 prendas de la firma que tienen entre 20 y 40 años de antigüedad. Prendas de Adolfo Domínguez que, décadas después de comercializarse, sus clientes siguen utilizando.

Las prendas que protagonizan la campaña han sido cedidas por clientes de Adolfo Domínguez que han respondido a un llamamiento a través de las redes sociales para recuperar prendas icónicas de la marca que siguen vigentes años después de su confección. Una selección de las prendas protagonistas de la campaña serán reeditadas en una serie limitada de coleccionista confeccionada íntegramente en su atelier de San Cibrao das Viñas.

Ropa vieja recoge la esencia de moda de autor que reivindicamos desde hace 44 años en Adolfo Domínguez: creatividad atemporal y respetuosa con el medio ambiente”, explica Tiziana Domínguez, directora creativa de la firma.

Con esta campaña, la marca pone el acento en un debate que lleva años latente en el mundo de la moda y que la búsqueda de la sostenibilidad y la preocupación por el medio ambiente ha situado en el centro de la cuestión: la importancia de repensar los hábitos de consumo y a valorar la durabilidad y atemporalidad frente a lo efímero.

Un buen ejemplo de ello lo vimos el pasado fin de semana en la gala de los Premios Goya:
Benedicta Sánchez
, ganadora del premio a Mejor Actriz Revelación, recibió su galardón vestida con un diseño original de Adolfo Domínguez de 1990. ¿Estaremos ante un cambio de paradigma en el mundo de la moda?




Fuente: Leer Artículo Completo