Quién está detrás de las ‘Ayusocoins’ y en qué consisten estas criptomonedas dedicadas a la presidenta de la Comunidad de Madrid

España ha desayunado hoy con la noticia del nacimiento de las Ayusocoins, una respuesta cañí al Bitcoin (en realidad construida sobre su principal plataforma rival, Ethereum) y que marca el nacimiento de una nueva "divisa". Pero en realidad la mujer que les da nombre, Isabel Díaz Ayuso, no tiene nada que ver con el nacimiento de estas monedas invisibles. Se trata de una iniciativa privada, concebida por un ingeniero, "creada para enseñar a nuestros políticos cómo funcionan las criptomonedas y contratos electrónicos", como aseguran en su web. Allí es posible hacerse con varias de estas A¥USO (denominación oficial, con el símbolo del yen) de forma gratuita.

El nombre se lo puso el ingeniero experto en Big Data Íñigo González, que ya había dejado caer en junio en sus redes que algo estaba preparando. Como asegura en la web, fue "cariñosamente", "para que llame la atención de nuestros políticos, sea cual sea su partido y su ideología". Es decir, sin la participación de la presidenta de Madrid, de su partido, o de cualquier organismo oficial. El ingeniero ha reconocido a Europa Press que el nombre no es más que una estrategia para llamar más la atención, y que en parte también le motivaba la ausencia de criptomonedas en las declaraciones de bienes de los políticos.

Parte del objetivo es comprensible, hasta cierto punto: una de las quejas recurrentes entre los entusiastas de las criptomonedas es que nuestros líderes entienden poco o nada de su funcionamiento, ya sea en el aspecto de divisa, o como herramienta para ejecutar los llamados "contratos inteligentes" virtuales (teóricamente más seguros y verificables que los tradicionales).

Sin embargo, el asunto es espinoso. De momento, las nuevas monedas (creadas en un número de 47.000.000.000, para que en teoría cada español pueda tener sus 1.000 ayusos gratis), carecen de valor, no se usan para la especulación, y nadie podría comprar nada con ellas en ninguna parte. De momento. Es quizás lo que pueda salvar a su inventor de meterse en problemas al utilizar un nombre que puede inducir a confusión –en este caso, la idea de que la propia Ayuso esté detrás de o consienta el nuevo invento–.

Sin embargo, los objetivos marcados no parecen fáciles de conseguir: la propia web no explica muy bien los requisitos previos para poder hacerse con las ayusocoins (contar con una cartera electrónica preparada para Ethereum, por ejemplo, la plataforma cripto sobre la que se han creado los ayusos). Para entendernos, si usted no sabe nada hoy de criptomonedas y se da un paseo por la web oficial de los ayusos, saldrá sabiendo exactamente lo mismo que cuando entró: que hay que tener cosas instaladas –a las que no hay enlace directo– e, irónicamente, que incluso hace falta que usted ya tenga algo de criptomonedas en su criptobolsillo (de Ethereum, en concreto) para poder adquirir las ayusocoins. El propio creador ya advierte de que, en un futuro, se eliminara el límite existente hoy (de 10.000 ayusos por cartera) para evitar la especulación. Que es más o menos el fin último actual de casi cada criptodivisa existente.

En cuanto al motivo de su creación, nuestros políticos no están tan alejados de esa intención como parece: en mayo, el PP presentó una proposición no de ley instando a la creación de un Consejo Nacional de Criptoactivos en el que se tuviese en cuenta el potencial de esta tecnología no sólo para las criptodivisas, sino para la agilización y verificación digital de nuestra Administración en todos los ámbitos. O, como rezaba el punto 2 de la proposición: "Fomentar en las Administraciones Públicas, la tecnología Blockchain y los contratos inteligentes para ayudar a resolver los trámites burocráticos y garantizar su automatización".

Un mes más tarde era el PSOE el que deslizaba –en otra proposición no de ley– una idea más ambiciosa: responder a las criptomonedas con una moneda digital pública (con la que no se podría especular, pues su valor estaría ligado al euro), emitida por el Banco de España en coordinación con el Banco Central Europeo. Por lo que respecta a las Ayusocoins, lo más interesante ahora mismo será ver qué pasa al utilizar sin permiso el nombre de la presidenta de la Comunidad de Madrid para lanzar una criptodivisa.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo