Qué es el dukkah egipcio y por qué deberías incluirlo en tu dieta

Hay una tendencia clara a volver a comer como nuestros ancestros y, aunque el término realfooding se haya acuñado hace muy poco, la realidad es que lo que supone es recuperar la forma de comer de nuestros antepasados, dándole prioridad a la comida real y el dukkah es uno de esos alimentos que deberías incluir en tu dieta saludable, un plato egipcio a base de frutos secos que estamos seguras de que te va a parecer, como nos lo parece a nosotras, la bomba.

¿Qué es el dukkah egipcio?

Es un alimento muy utilizado en Oriente Medio aunque el dukkah o dükkah (moler o aplastar en árabe) se considera un plato típicamente egipcio. Se trata de una mezcla de frutos secos, semillas, especias y hierbas típicas de la gastronomía de la zona, aunque como en todas las recetas hay variaciones. El resultado es un alimento muy aromático, crujiente, un tanto picante y súper saludable que podrás incluir en tu dieta de muchas formas y que se puede convertir en un básico para ti.

Tradicionalmente el dukkah se ha utilizado para elaborar salsas para añadir al pan de pita aunque también se usa como condimento de ensaladas, pescados, mariscos y carnes. Es un alimento vegano y sin gluten que está realmente delicioso.

Beneficios del dukkah

¿Cleopatra sería ya una dukkah lover? No lo sabemos pero sí que hay constancia de que a mediados del siglo XIX era uno de los alimentos consumidos por la gente más pobre en Egipto, así se proveían de proteínas y grasas ya que las familias mojaban pan en aceite y le añadían dukkah, un plato con un valor nutritivo altísimo.

Esta mezcla aporta una buena cantidad de proteínas, vitaminas, grasas saludables, fibra y minerales, ayuda a eliminar toxinas promoviendo el control de peso efectivo, combate el estreñimiento, mantiene a raya el colesterol y es cardiosaludable.

Receta de dukkah egipcio

La verdad es que esta es una de tantas recetas porque el dukkah es un alimento de lo más versátil, así que ten en cuenta que puedes adaptarla a tus gustos combinando otros frutos secos por ejemplo, y lo mismo con las especias.

Ingredientes:

  • 1 taza de frutos secos (puedes elegir solo de una clase avellanas, anacardos, almendras o pistachos, nueces de macadamia, o combinar varios)
  • 1 cucharada de semillas de sésamo
  • 1/2 cucharada de comino
  • Sal rosa del Himalaya o sal común
  • 1/2 cucharada de pimienta negra
  • Cayena (opcional)

Elaboración: Tuesta los frutos secos en una sartén o en el horno y reserva.Tuesta también las semillas de comino y de sésamo para que suelten su aroma con sus aceites. Deja que todo se enfríe para que el dukkah no se aglutine y tritura todo en un robot de cocina o mortero, agrega la sal, la pimienta y la cayena, debería quedar una textura arenosa, como un muesli muy triturada. Ya tienes listo tu dukkah y lo puedes guardar en un frasco para utilizarlo cuando lo necesites.

Puedes añadirlo a platos como el hummus, a los yogures, ensaladas, en smoothies, en porridge, sobre tostas. ¡incluso para rebozar pollo!… es muy versátil y riquísimo. Una vez que lo pruebes el dukkah te va a enganchar ¡enjoy!

Fuente: Leer Artículo Completo