Max, el hermano de Boris Johnson que le roba protagonismo

Vivir en el seno de la familia del primer ministro del Reino Unido podría condicionar a cualquiera, pero no a Max Johnson (Bruselas, 35 años). Este atractivo banquero metido a empresario, de blanca sonrisa y carácter afable, siempre ha seguido su propio camino, aunque las comparaciones con el mayor de sus cinco hermanos, Boris Johnson, resulten inevitables. A saber: ambos son altos, rubios, han sufrido recientemente el coronavirus y, durante el verano, fueron padres —Boris, de su sexto hijo, el primero con su novia, Carrie Symonds; Max, de su primera hija, Ayla, con su esposa, la modelo brasileña Gabriela Maia, con la que se casó en 2018 en una exótica ceremonia en Indonesia—. Pero hasta aquí las coincidencias.

Max cuida su físico —es cinturón negro en taekwondo y fue el primer británico en correr el maratón de la inhóspita Pyongyang, Corea del Norte—, habla seis idiomas, ha vivido 10 años entre China y Hong Kong trabajando para en- tidades como Goldman Sachs y acaba de instalarse de nuevo en Inglaterra con su propia compañía, MJ Capital, una inversora que ayuda a empresas inglesas a aterrizar en Asia.

Hace unos meses el periodista Tom Bower, autor de biografías no autorizadas de personajes de la sociedad británica tan fascinantes como Robert Maxwell o Mohamed Al-Fayed, publicó The Gambler (El jugador), un libro en el que retrata al primer ministro como un hombre infiel, ambicioso y con muchos problemas tras una infancia infeliz a raíz de un episodio violento de su padre, el también político Stanley Johnson, hacia su madre, la pintora Charlotte Johnson. “Escriben mucha basura a menudo sobre nosotros. Nada es verdad. Creo firmemente en mantener la lealtad familiar y no hablar de ciertas cosas para que permanezcan en privado”, confiesa Max a la revista británica Tatler.

Votó ‘Sí’ al ‘Brexit’ para que su hermano fuera primer ministro. Hoy votaría ‘No’

Y, para despejar las dudas sobre otras posibles desavenencias planteadas por el biógrafo —“La familia está rota”, afirma Bower —, Max habla así de su hermano: “Está haciendo el mejor trabajo posible. Estoy muy orgulloso de todos sus logros”. Aunque, naturalmente, no comparte todos su puntos de vista, como ocurre en el asunto del Brexit. Max votó por la salida del Reino Unido de la Unión Europea, pero ha cambiado de opinión. “Quería que Boris fuera primer ministro. Pero si me preguntaras hoy: ¿habrías celebrado siquiera un referéndum? No”, resume.

Durante el confinamiento, el inversor ha escrito sus memorias, para las que busca editor, 800.000 caracteres que arrancan en Bruselas, donde nació en 1985. Su padre, el también político Stanley Johnson, trabajaba entonces para la Comisión Europea y vivía en la ciudad con su segunda esposa, Jennifer Kidd. Residieron allí en una casa con campo de tenis y piscina hasta que Max cumplió cinco años. Luego se mudaron a Oxford y, más tarde, a Londres para que su hermana Julia, la primera de los dos hijos del segundo matrimonio de Stanley, pudiese asistir a un colegio en la capital. Hoy es una novelista de éxito.

Max solía pasar el verano en la granja familiar de Exmoor, donde coincidía con sus otros tres hermanos mayores, fruto de la primera relación de su padre: Boris, Rachel —periodista y política antibrexit—; Jo —exministro—, y el emprendedor Leo. Max estudió en Eton y, más tarde, se licenció en Ruso y Polaco en Oxford. Allí coincidió con el príncipe Enrique y descubrió su pasión por los negocios y la actuación.

"Encuentro satisfacción actuando”, desvela Max, quien valora dedicarse profesionalmente a la interpretación tras recibir clases en la academia Giles Foreman y ejercer de extra en la película Transformers. Tras Oxford, fue el primer británico en estudiar un máster en la Tsinghua University School of Economics and Management, en Pekín. Aunque a la vista está que es un hombre polifacético, no piensa en dar el salto a la política. Entre otras cosas, opina que el 10 de Downing Street, la residencia oficial del primer ministro en Londres, es “un tanto ventosa”. Aunque para vendavales, su hermano Boris.

Fuente: Leer Artículo Completo