Lo mejor del Notodofilmfest en su 18 cumpleaños

En diciembre se celebrará la décimo octava edición del festival de cortometrajes más popular de nuestro país. 18 ediciones y casi 20.000 cortometrajes después, los habituales 3 minutos y 30 segundos del Notodofilmfest, dirigido por Javier Bardón desde La Fábrica, son ya parte indisoluble del panorama audiovisual español.

La recién alcanzada mayoría de edad del festival es una buena efeméride para repasar la importancia de este certamen en el panorama audiovisual de nuestro país. La popularidad del certamen, la apertura y facilidad de participación y el público que año tras año ha consumido los cortos finalistas (algunos, auténticos fenómenos virales), hacen que el Notodofilmfest sea el festival predilecto para quienes quieren comenzar a probar suerte como cineastas, ya sea en sus habituales tres minutos o en la modalidad de solo 30 segundos que tan gratas (y breves) alegrías nos ha dado.

El alma mater del primer Notodofilmfest fue nada menos que Javier Fesser, el director de ‘Campeones’ o ‘Camino’ nunca ha dejado de lado su vertiente cortometrajista pese a encadenar auténticos éxitos de taquilla y Premios Goya. De hecho, su primer cabezón fue por el corto ‘Aquel Ritmillo’ en 1995, tres años después de su mítica ópera prima ‘El secreto de P. Tinto’.

Corría el año 2001 cuando arrancó la primera edición del Notodofilmfest y, aunque la mayoría de cortos célebres de cada año en el festival se basan en el humor (al igual que gran parte de la carrera de Fesser), el director de ‘Mortadelo y Filemón’ abrió el certamen con ‘La sorpresa’.

En poco más de 1 minuto de duración, Fesser homenajea a las víctimas de ETA con una escena lamentablemente familiar en los noticiarios de la época y que ahora nos ha recordado de nuevo la apertura del primer episodio de ‘Patria’, de HBO. La tecnología ha evolucionado desde que “se necesitaba una noche entera para subir un cortometraje a la plataforma” pero la unión de Fesser con el “Notodo” (para los amigos) se ha mantenido estas dos décadas.

En 2005 ‘La cabina’ reimaginaba con Pepe Viyuela el mítico mediometraje de Mercero. En 2010 hubo partida doble con ‘Depresión’ y ‘Último deseo’, plagadas de un negrísimo humor. Ana y Alberto Fesser protagonizaron el siguiente trabajo del director para el certamen, ‘El regalo’, en 2012. Le siguieron ‘Dolor’ en 2013, ‘Primeros síntomas’ en 2016 e, incluso, ‘Tres veces’. Este último, de nuevo realizado con su familia cercana, pertenece a la edición de cine confinado que el festival realizó en pleno confinamiento este 2020.

Otro gigante del cine nacional que comenzó su carrera como cineasta gracias al Notodo es Daniel Sánchez Arévalo. En la gala de premios de la edición número 15 del certamen, el director de ‘AzulOscuroCasiNegro’ recordó que antes de su aclamada ópera prima en el largometraje, el festival le “cambió la vida”. Lo hizo porque la primera vez que oímos hablar de Sánchez Arévalo fue con dos exitazos del Notodo que ya reflejaban su particular estilo del humor y su especial tacto para reflejar las relaciones humanas. En 2002 le tocó el turno a ‘Gol’ y en 2003 llegó ‘Express’, un choque entre una politoxicómana y su madre que logró una nominación al Goya.

También comenzó en el Notodo Nacho Vigalondo. El director de ‘Los cronocrímenes’ y ‘Open Windows’ estuvo nominado al Oscar por su archiconocido cortometraje ‘7:35 de la mañana’ pero justo antes realizó ‘Código 7’, una original trilogía de ciencia ficción que enfrenta el audio fantástico con las rutinarias imágenes de un hombre levantándose. Tampoco ha faltado en el festival Álex de la Iglesia que tiene en los dos minutos de ‘Hitler está vivo’ (2006) una de sus mayores gamberradas. También encontramos el humor salvaje de Alberto González Vázquez (Aka Querido Antonio), al que muchos conocen por ser el autor de los famosos montajes del programa de LaSexta ‘El intermedio’, cuyos cortos animados son lo mejor a lo que puede aspirar todo fan del humor negro. Varios de ellos, como ‘Los del Río’ (2011), ‘La red social’ (2011) o ‘Sospechoso’ (2009) han pasado por el festival.

Esos dos, tres minutos o incluso solamente 30 segundos nos han dado muchas risas, pero como el corto de Fesser sobre ETA, también ha habido obras que se las han arreglado para hacernos pensar en muy poco tiempo. ‘H5N1’ (2006) nos habló de la pandemia del momento, la Gripe Aviar. Un tema que ahora, siendo sinceros, nos parece todavía más serio que entonces, cuando todavía confiábamos en que las alarmas de pandemia siempre quedaban en exageraciones alarmistas… ¡Qué tiempos! En 2010 el Gran Premio del Jurado del Festival se lo llevó ‘Capicúa’ de Roger Villarroya, que se adentró en esa edad en la que todos nos volvemos dependientes y nos recordó la dignidad que ha de permanecer en nuestros mayores. También podríamos nombrar en este grupo el trabajo de Pau Rodilla en 2018 sobre el último día de un rider de una conocida compañía, harto de las pésimas condiciones laborales de las que todos nos aprovechamos alguna vez, ‘Hola, buenos días’.

Los nuevos tiempos y la rabiosa actualidad ha dado al festival para reflexionar pero también para hacer reír. Por eso no nos extraña nada que uno de sus trabajos más virales siga siendo ‘Doble Check’ que, en 2012, capturó a la perfección el amor en tiempos del Whatsapp.

Protagonizada por Miki Esparbé y Mariam Hernández, el corto retrataba un cambio tecnológico que hizo crecer todavía más al festival. Al contrario que hace 18 años, el principal consumo de cortos del Notodo se hace ahora a través del móvil y de sus potentes redes sociales. El festival, además de dar cabida a cortometrajes premiadas y alumbrar grandes carreras, si en algo se diferencia del resto de certámenes de metraje corto (o de dicha categoría en grandes festivales de cine) es en su viralidad. Su consumo online ha hecho que a lo largo de estas dos décadas hayan sido muchos los cortometrajes del Notodo que se han hecho virales y han corrido como la pólvora en redes sociales. ‘Doble Check’ es uno de ellos pero podemos ver a Mariam Hernández en otro tan célebre que dio para trilogía. Pocos cortometrajes pueden presumir de conquistar a tanto público para acabar necesitando dos secuelas pero ‘Tía, que te saltas el eje’ (Kike Narcea, 2006) lo logró. A esta broma cinéfila con el eje de la cámara entre las chonis que interpretan Hernández y Esther Rivas le siguieron otra en 2007 y una tercera en 2008 que añadió a la Lore y a la Vane un nuevo personaje bajo el título ‘Tía, no te saltes el eje contra Blue Demon’.

Sin embargo, probablemente el mayor éxito de humor, viralidad y premios del Notodo se lo lleve ‘Pipas’. Dirigido en 2013 por Manuela Burló Moreno y protagonizado por Marta Martín y Saida Benzal, la obra supone un ejemplo perfecto de cortometraje para enseñar en las escuelas. Solo dos protagonistas y un diálogo que desemboca en un enorme chiste final que redondea el ingenio de la idea, desde su propio título. Ganador del Premio a Mejor Dirección y Mejor Guion en dicha edición del Notodofilmfest y nominado al Goya al Mejor Cortometraje de ficción, sus dos personajes protagonistas han migrado junto a su directora nada menos que a HBO, con la serie ‘Por H o por B’, estrenada este 2020.

Cuna de talentos, inmejorable escaparate y envidiable capacidad para evolucionar con los nuevos tiempos, el Notodofilmfest y sus 18 ediciones son en gran parte responsables de la riqueza del cortometraje en España. Un festival al que le deseamos muchos años más para, en otro par de décadas, poder volver a repasar todo lo que nos ha dado…, a conocer y a disfrutar.

Vía: Fotogramas ES

Fuente: Leer Artículo Completo