La vida de Marta Ortega y Carlos Torretta dos años después del ‘sí, quiero’: una hija, bodas de postín y proyectos casi secretos

El 16 de noviembre de 2018, Marta Ortega y Carlos Torretta se daban el ‘sí, quiero’ en una ceremonia íntima y por lo civil en la casa familiar de Amancio Ortega en A Coruña, un caserón de piedra con vistas a la Ciudad Vieja. Horas más tarde, el ya matrimonio celebraba una gran fiesta para unos 400 invitados en la que fue sin duda alguna una de las bodas del año a nivel mundial. Chris Martin, Jamie Cullum y Norah Jones fueron los encargados de amenizar la velada en la que los invitados, entre los que se encontraban el presidente de la Xunta Alberto Nuñez Feijóo, el modelo Jon Kortajarena, Alonso Aznar o la modelo Eugenia Silva, que además degustaron varios menús que corrieron a cargo de los chefs del restaurante Kabuki, Javier Olleros, de Culler de Pau, y Albert Adriá.

Marta y Carlos se conocieron en la fiesta de cumpleaños de Eugenia Silva, celebrado en el Museo del Traje de Madrid a comienzos de 2016 y gracias al fotógrafo Gonzalo Machado y su mujer, la galerista Mafalda Muñoz. En ese momento, el hijo del diseñador Roberto Torretta trabajaba en Nueva York como booker de modelos. Fue a comienzos del año siguiente cuando Carlos decidía regresar a España quizá para poder estar más cerca de su entonces novia. Siempre discretos y tratando de pasar desapercibidos, el anuncio de su compromiso matrimonial se hizo en mayo de 2018 aunque la pedida de mano se habría producido dos meses antes en A Coruña.

Justo el día de su segundo aniversario, Marta ha compartido una imagen junto a su marido en su perfil de Instagram (que tiene en modo privado) en la que se les puede ver en un ascensor, los dos con mascarilla y junto a la que la heredera de Inditex ha escrito: “Así es como luce un aniversario en estos tiempos. Pero me siento más afortunada que nunca”, frase que ha acompañado de un emoticono en forma de corazón. ¿Cómo han vivido estos dos años una de las parejas más discretas del mundo empresarial y de la moda?

https://www.instagram.com/p/BqXPTpzAdhf/

A post shared by Pierpaolo Piccioli (@pppiccioli)

Torneos hípicos y desfiles de Alta Costura

La primera aparición del ya matrimonio se produjo apenas veinte días después de su boda y después de su regreso de su luna de miel, un increíble viaje por la India. La pareja volvía además a uno de los lugares más especiales para los dos, el centro hípico de Casas Novas, donde celebraron la gran fiesta de su boda el 17 de noviembre de 2018, para asistir a la edición número XXXVII del Concurso de Saltos Internacional Casas Novas en Arteixo donde coincidieron con Athina Onassis, gran amiga de Marta y curiosamente, una de las pocas personas que han asistido a las dos bodas de la heredera de Inditex.

En las que fueron sus primeras navidades como recién casados, Ortega y Torretta prefirieron la tranquilidad de A Coruña para disfrutar de las fiestas en familia. Y es que la hija de Amancio Ortega no es dada a realizar grandes viajes en Navidad y prefiere despedir el año en un bar de copas muy conocido del centro de la ciudad, el Rialto, donde suele acudir con sus amigos con absoluta naturalidad. Además, pocos días después, a comienzos de enero de 2019, Marta acudía a una de sus citas anuales: la San Silvestre coruñesa, donde se camuflaba entre los corredores para disfrutar de una de sus grandes aficiones, el running.

El año 2019 fue un año lleno de actos, desfiles y eventos para el matrimonio. Pese a la discreción que caracteriza a la pareja, Marta y Carlos no dudaban en asistir juntos, para sorpresa de los allí presentes, al desfile del padre de él, el diseñador Roberto Torretta, celebrado a mediados de enero en la Mercedes-Benz Madrid Fashion Week (también asistieron a la edición de julio de ese mismo año). Aunque los medios allí congregados trataron de sacarles alguna declaración sobre su reciente boda, ninguno de los dos quiso decir nada al respecto. Pocos días después, Marta no quiso perderse el desfile de **Valentino, cuyo director creativo es Pierpaolo Piccioli**, el encargado de diseñar los cuatro vestidos que lució la heredera el día de su boda, en la Semana de la Moda de París, donde lució un dos piezas de encaje de Zara que en ese momento todavía no estaba a la venta para el gran público.

Dos bodas de alto copete

En estos dos años de casados, Marta y Carlos también han asistido a varios enlaces matrimoniales. En abril de 2019, el palacio de Tabladillo, ubicado en Ojos Albos (Ávila), se engalaba para celebrar la boda de Diego del Alcázar Benjumea, hijo de Diego del Alcázar Silvela, marqués de La Romana y presidente del Instituto de Empresa, y de María Benjumea, presidenta de Spain Startup y hermana de la actual condesa de Guadalhorce, con Isabela Ochoa Larrazábal, responsable de desarrollo de negocio de Key Capital e hija del empresario Ignacio Ochoa Santamaría y de Mirentxu Larrazábal Murillo, psicóloga clínica y fundadora de Sexólogos sin Fronteras. Marta coincidía en la boda con otros invitados de la jet como Diego Osorio, la relaciones públicas María Fitz-James; la empresaria de la orfebrería Casilda Finat; Inés Domecq y su marido, Javier Martínez de Irujo, o el empresario argentino Jorge Pepa.

Pero sin duda, uno de los enlaces del año fue el de Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam, y también ahí estuvieron los Ortega-Torretta. El enlace por lo civil se celebró en la más estricta intimidad el 2 de junio de 2019 en el Palacio Grimaldi de Mónaco pero pocas horas después, los novios organizaron una fiesta por todo lo alto en los salones de Estado del palacio en el que, entre otros invitados, estuvieron presentes Marta Ortega -buena amiga de la hija de Carolina de Mónaco gracias a la hípica y a que han coincidido en numerosos torneos en los que han participado como amazonas–, y su marido, que se lo pasaron en grande sobre todo en el momento de la actuación de Alessandro Ristori & The Portofinos, la banda que se encargó de amenizar una de las bodas del año.

Un duro adiós en septiembre de 2019

Entre bodas y desfiles de Alta Costura, Marta también cumple con sus compromisos profesionales y la hemos podido ver en la junta de accionistas de Inditex que se celebra cada verano en Arteixo y en la que en 2019 ratificaron el nombramiento de Carlos Crespo como CEO del grupo de moda gallego. Pocos días después, Marta asistía junto a su marido al concierto de Jamie Cullum en el Teatro Real de Madrid. El artista es buen amigo de la pareja y fue uno de los encargados de poner música en su boda, por lo que esa cita seguro que les trajo buenísimos recuerdos de uno de los días más importantes de sus vidas.

Tras el verano, Marta vivió un momento muy triste al tener que despedir a un gran amigo, el fotógrafo Peter Lindbergh, que fallecía a comienzos del mes de septiembre de 2019. Peter fue el autor de las imágenes oficiales de la boda de Marta Ortega con Carlos Torrettay ella viajó a París para asistir a su funeral, en el que coincidió con Kate Moss, Carla Bruni, Cindy Crawford y Anna Wintour, entre otras muchas personalidades que quisieron dar el último adiós al fotógrafo de moda. Pocos días más tarde, la hija de Amancio y su marido reaparecían en la ciudad de la luz para asistir al desfile de Valentino y disfrutaban allí de unos románticos días de descanso justo antes de su primer aniversario de boda.

Pocos han sido los viajes fuera de Europa que ha llevado a cabo Marta Ortega y de los que hemos tenido constancia en estos dos últimos años. Uno de ellos fue a comienzos de noviembre del año pasado (apenas un mes después de conocerse que estaba embarazada) cuando se trasladó (esta vez sin su marido) a Nueva York para asistir a la gala de los premios CFDA, conocidos como los Oscar de la moda, donde posó junto a dos ‘pesos pesados’ de la moda, Anna Wintour, directora de la edición estadounidense de Vogue y directora artística y global content advisor de Condé Nast, y la diseñadora de moda Diane von Furstenberg.

Un posado para su gran amigo Piccioli

Las últimas navidades antes de ser padres, Marta y Carlos quisieron aprovechar el tiempo libre para disfrutar de sus respectivas familias. Los vimos en la Madrid Horse Week con los padres de él, el diseñador Roberto Torretta y su esposa Carmen Echevarría, y unos días más tarde en el Concurso de Saltos Internacional CSI 5 en A Coruña junto a Amancio Ortega, con el que Marta se mostró muy cariñosa. Justo antes de tomarse un respiro para celebrar la Navidad, la joven posó para su amigo Pierpaolo Piccioli en un especial de la publicación A Magazine Curated By, en el que también participaron Naomi Campbell, Kaia Gerber, Giancarlo Giammetti o Edward Enninful. El número creado en colaboración entre Piccioli y la publicación se centró en celebrar y explorar Roma y sus múltiples expresiones de belleza e identidad.

https://www.instagram.com/p/BqWnpH7gE8O/

A post shared by Pierpaolo Piccioli (@pppiccioli)

La sesión fotográfica en la que vimos a la hija de dueño de Inditex rendía tributo al icónico editorial de Franca Sozzani y Steven Meisel para Vogue Italia en 1992, en la que Meisel capturaba a personalidades internacionales utilizando el característico trapper hat y sostenían un cartel escrito a mano con su nombre. Entre los participantes se encontraban algunas de las personas más importantes en la vida del diseñador italiano, como su esposa Simona y su hija Benedetta y por supuesto, su amiga Marta Ortega.

La llegada de la pequeña Matilda

En marzo de 2020, la heredera del imperio Inditex y el hijo del diseñador Roberto Torretta daban la bienvenida a su primera hija en común, Matilda. El anuncio de embarazo se hacía en octubre de 2019, menos de un año después del primer aniversario de boda de la pareja, y la niña llegaba al mundo un par de semanas antes de lo previsto, el 21 de marzo, en la Clínica Quirón de A Coruña y en pleno estado de alarma y confinamiento en nuestro país. La pequeña llenaba así de felicidad a las dos familias. Es el segundo hijo de Marta (que se tomó 16 semanas de baja maternal), que ya tiene un niño, Amancio, de seis años, fruto de su primer matrimonio con el jinete Sergio Álvarez con el que mantiene una excelente relación, como hemos podido ver en los últimos tiempos en alguna competición hípica en la que han coincidido.

Matilda es el quinto nieto de Amancio Ortega, abuelo además de Martiño, Antía y Uxía, hijos de Sandra Ortega y Pablo Gómez. Durante su embarazo, Marta continuó con sus compromisos profesionales y apenas dos meses antes de dar a luz viajó a París junto a su marido para asistir al desfile de Alta Costura Primavera / Verano de su gran amigo Pierpaolo Piccioli para Valentino. En el evento, que reunió a los editores y estilistas de moda más importantes del mundo, Marta deslumbró con un vestido plisado en color azul medianoche, abrigo azul marino de corte masculino y botas altas de cuero. Casualmente, pocas semanas después del nacimiento de Matilde, Marta y Carlos se convertían en tíos por segunda vez con la llegada del hijo de María, la hermana del empresario, y su marido, Jaime Rey, que se casaron en la localidad segoviana de Pedraza en 2015 y ya son padres de una niña, Catalina.

Una vida discreta en A Coruña

Marta y Carlos viven desde su boda en A Coruña y a diario se desplazan a Arteixo, ciudad en la que ambos trabajan en la compañía del padre de ella. Marta está al frente desde hace varios años del equipo de producto y diseño de Zara Woman y Carlos se incorporaba en septiembre de 2019 a la división de e-commerce de zara.com, un departamento donde se gestiona desde la comunicación a la imagen de marca, lanzamientos de campaña, marketing y el comercio electrónico. En ese momento, desde Inditex aseguraban que Torretta se encontraba en periodo de formación, "algo habitual en todos los nuevos trabajadores de Inditex". Hasta que comenzó su relación con Marta en 2017, momento en el que se mudó a Madrid, Carlos Torretta trabajó en Nueva York: desde 2009 hasta 2011 en la agencia de publicidad MPG; y entre 2011 y hasta diciembre de 2016 como manager de modelos en la también reconocida agencia The Society Model Management.

Veranos a bordo del Drizzle de Amancio

En su segundo verano de casados y en sus primeras vacaciones como padres, el matrimonio disfrutaba de un tour por el Mediterráneo en familia en el que durante una semana visitaron lugares tan glamurosos como Niza, en la Costa Azul, o Portofino, en la maravillosa Riviera italiana. Lo hicieron a bordo del Drizzle, el megayate que Amancio Ortega compró hace años y que cuenta con 68,77 metros de eslora y 11 de manga y está valorado en unos 30 millones de euros. Junto a la pareja estuvieron, además de la pequeña Matilda y Amancio Jr, una de las mejores amigas de Marta, Sofía Sánchez Barrenechea (conocida como Chufy) y su marido Alex de Betak.

Y es que disfrutar de un crucero por la Costa Azul ya es casi una tradición para Marta y Carlos, que también pasaron unos días en 2019 como recién casados, recorriendo Saint Tropez y Cannes, entre otras localidades. La pandemia ha cambiado sin duda la vida de todos y después del verano todavía no les hemos visto en actos públicos. A juzgar por la fotografía que ha subido este lunes Marta a Instagram, todo indica que este segundo aniversario lo celebrarán en A Coruña, trabajando y en familia.

Fuente: Leer Artículo Completo