Jill Biden, Brigitte Macron, Carrie Symonds… teatro al aire libre sobre un acantilado de película

Los líderes del G7 se reúnen en Cornualles con el objetivo de repensar el mundo tras la crisis global derivada de la pandemia y hacer frente a las principales amenazas. Días de reuniones y tensiones -entre Estados Unidos y Reino Unido, entre Reino Unido y la UE…- difíciles de imaginar viendo estas fotos de las parejas de los gobernantes que forman el grupo en un escenario de película.

En el teatro Minack, considerado uno de los teatros al aire libre más bellos del mundo, se rodó Love Story (1944), cinta dirigida por Lestlie Arliss. El teatro guarda, además, una curiosa historia, ya que fue resultado del empeño de una mujer vecina de esta zona, Rowena Cade, quien al final de su jardín quiso construir con sus propias manos un escenario y un patio de butacas entre las rocas de este acantilado. No había en la zona un lugar en el que disfrutar de eventos culturales y donde los artistas locales pudieran compartir sus obras, y Cade, a los 36 años, hermana de la novelista feminista Katharine Burdekin, puso todo de su parte para que eso cambiara. Con escasa ayuda, mucho esfuerzo y usando solo sus manos y herramientas comunes, exceptuando algún cartucho de dinamita, en 1932 hizo su sueño realidad e inauguró su teatro con espectaculares vistas al océano del que este sábado han disfrutado las parejas de los líderes del G7.

En sus gradas se han sentado Carrie Symonds (ahora Johnson) junto a Jill Biden y Brigite Macron. Guardando las distancias han disfrutado de la música interpretada por un grupo de jóvenes locales que forman parte de Ocean World, el proyecto educativo de Minack que a través de la música, la danza y el canto cuenta la historia de una ballena y su cría en un peligroso viaje hasta el Atlántico norte en busca de alimento. Las tres ‘primeras damas’, que se han llevado como recuerdo una ballena de peluche en miniatura, parecían charlar de manera amistosa y distendida, quizá una forma de contribuir a rebajar posibles tensiones una vez que sus maridos también logren relajarse una vez finalizadas sus negociaciones. El lugar, desde luego, no es el más adecuado para fricciones sino para todo lo contrario. Aunque sus estilismos han sido algo estrictos para un entorno que hace soñar con unas vacaciones soleadas en Cornualles.

Carrie Symonds ha vestido un traje de chaqueta y pantalón azul con rayas verticales negras de la diseñadora briánica Amanda Wakeley combinado con tacones altos de Jimmy Choo.

Por su parte, Jill Biden recurrió a su armario para reutilizar el vestido midi de flores con adorno drapeado en la falda de Oscar de la Renta que llevó en el primer acto tras la victoria de Joe Biden. Jill Biden se ha asegurado poder moverse por el escarpado teatro sin demasiados riesgos y ha calzado zapatos negros planos. Quizá el equilibrio en el estilismo lo ha logrado Brigitte Macron con un traje beige de pantalón y chaqueta con blusa blanca combinado con sandalias con cuña de esparto.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo