Infusiones frías para dormir como un bebé incluso en verano

Solemos pensar en hacernos una infusión cuando nos duele la tripa, queremos combatir la retención de líquidos o, si somos fans del té, nos despertamos por la mañana. Pero nos solemos olvidar de ellas cuando llega agosto. En plena ola de calor sahariano es difícil pensar en ponerse una infusión o un vaso de leche caliente por delante antes de irse a la cama. Error. Los dos tés fríos que te mostramos a continuación no solo están buenísimos, es que te harán dormir como un bebé haga la temperatura que haga.

Té de lavanda y melocotón para relajarte

El secreto del éxito de esta planta para hacer que os quedemos dormidos está en su aceite esencial que contiene una sustancia llamada linalool capaz de calmar nuestro sistema nervioso. De hecho, un estudio publicado en Frontiers in Behavioral Neuroscience esta sustancia podría ser de ayuda para aliviar el estrés antes de una operación y la ansiedad.

Nuestra receta: te aconsejamos que pruebes esta receta de té de lavanda con melocotón y la tomes media hora antes de irte a la cama. Para hacerla solo necesitas infusionar una cucharada grande de flores de lavanda en un litro de agua. A continuación, refrigera el té durante 40 minutos en la nevera para después colarlo, añadir 50 g de azúcar y dos melocotones picados en gajos. Guarda en la nevera hasta que lo vayas a consumir bien frío, si hace falta, remueve antes de tomarlo y añádele unos cubitos de hielo.

Té de tomillo y jengibre para dormir bien

Uno de los principios activos del tomillo es el carvacrol que ha demostrado tener un ligero efecto sedante y ser un aliado del sistema nervioso porque ayuda a calmar un poco los síntomas de estrés y ansiedad. Si tu problema es que das vueltas en la cama pensando y no por el calor, incluye el tomilllo en tus cenas.

Nuestra receta: para este té helado necesitas cuatro bolsitas de té de jengibre y limón sin teína, un vaso de zumo de naranja y una cucharadita de tomillo. Coloca las bolitas en cuatro tazas de agua hervida junto al tomillo y deja que infusionen. A continuación, cuela la infusión, añade el zumo de naranja, remueve y conserva en la nevera hasta que quieras consumirlo.

Fuente: Leer Artículo Completo