Estos son los sorprendentes beneficios del caldo gallego

Con este frío qué mejor que sentarte a la mesa a degustar un plato de cuchara como el famoso caldo gallego que, además, es muy saludable y tiene unos beneficios realmente sorprendentes. Te contamos por qué deberías incluir en tu dieta saludable el plato gallego por excelencia. ¡Y toma nota de su receta para hacerlo en casa!

Reconforta y aporta bienestar

Tomar algo caliente cuando hace frío es realmente reconfortante, pero además si es un caldo repleto de proteínas, vitaminas y minerales, entre otros nutrientes, aún más. El caldo tiene el poder de aportar bienestar inmediato, aumentar la temperatura corporal alejando el frío y de proporcionar una gran sensación de confort.

El caldo gallego es uno de esos platos que en Galicia toman prácticamente en todas las casas porque es un reconstituyente natural que hace que los desapacibles días se carguen de confort y vitalidad. Aunque pueda parecer muy calórico, lo cierto es que no es un plato tan contundente sino que puede servirse como primer plato y quedar como un Pepe (como dicen los gallegos cuando están satisfechos) o tomar únicamente el caldo acompañando otra elaboración.

Te cuida por dentro

Es muy importante mantener el organismo hidratado ya que el frío, el viento, la toma de medicamentos propia del invierno, la calefacción etc etc… son factores que deshidratan y es necesario mantener un aporte óptimo de agua para lograr una buena salud de hierro. Tomar caldos, infusiones y agua en general es fundamental en cualquier época del año y con un caldo siempre puedes sumar a tus 8 vasos diarios de agua de una manera más fácil y atractiva.

El caldo gallego es rico en colágeno, facilita la digestión y actúa como calmante y sellador de los intestinos, aliviando así el intestino permeable y mejorando o previniendo dolencias y enfermedades autoinmunes. Además es el aliado perfecto para devolver a la piel elasticidad y firmeza y fortalecer las articulaciones.

Según explica Leticia Carrera, directora técnica del centro Felicidad Carrera y experta en nutrición “Todas las legumbres nos aportan hierro, pero este hierro no se absorbe muy bien por lo que conviene combinar las legumbres con una fuente de vitamina C”. El caldo gallego se elabora con judías blancas y grelos por lo que la vitamina C de los grelos ayudar a mejorar la absorción del hierro de las judías.

Tiene un alto valor nutricional

Es un plato muy completo ya que aúna proteína animal, verdura, hidratos de carbono y fibra . Las judías blancas tienen un alto contenido en hierro, vitaminas del grupo B, ácido fólico, magnesio, zinc, fósforo, potasio y calcio. No tienen prácticamente grasa ni colesterol del malo además de tener hidratos de carbono de asimilación lenta por lo que regulan los niveles de azúcar en sangre.

Los huesos que se añaden ya hemos dicho que son una fuente de colágeno magnífica para el cuerpo pero no solo eso, también el plato cuenta con grelos que son una gran fuente de vitamina C además de vitamina A, E y minerales como manganeso, potasio o hierro. Como ves el caldo gallego es perfecto para supervitaminarse y remineralizarse en invierno. Además ¡es un plato muy saciante!

Previene y combate los resfriados

Que los caldos resucitan a los muertos es un dicho popular que habrás oído más de una vez y más de dos pero muy desencaminado no anda ya que un caldo de las características del caldo gallego con ese poder reconstituyente que tiene gracias a su aporte en vitaminas y minerales, es casi medicinal a la hora de recuperar a un enfermo. Mantiene el cuerpo caliente y su aporte en nutrientes ayuda a fortalecer el sistema inmunológico manteniendo los resfriados y la debilidad a raya. ¿Un caldito? ¡Póngame dos!

Receta de caldo gallego

Hemos conseguido la receta de uno de los mejores caldos gallegos que se pueden tomar en la capital, el del restaurante Montes de Galicia. Desde sus fogones nos dan todas las claves para elaborar la receta tradicional, con sello personal, de uno de los platos estrella de Galicia y de su carta. ¡Corre a por tu recetario!

Ingredientes

  • 250 gr de judías blancas
  • 1 trozo de unto
  • 1 hueso de jamón
  • 250 gr de tocino salado
  • 250 gr de espinazo de cerdo
  • 300 gr de costilla de cerdo
  • 1/2 kg de cachelos (patatas)
  • 1 kg de grelos
  • Sal al gusto
  • Agua

Elaboración: Deja las judías en remojo la noche anterior y desalar la carne dejándola también en remojo para eliminar exceso de sal, las carnes frescas no sería necesario desalarlas. En una olla grande pon el unto, el tocino, el espinazo, la costilla, el hueso de jamón y las habas remojadas y escurridas, cubre de agua y deja que hierva a fuego medio hasta que las judías estén blandas, aproximadamente unos 40 minutos, desespumando si fuera necesario. Mientras blanquea los grelos en una olla aparte hirviéndolos un par de minutos, saca y reserva. Añade entonces a la olla grande los cachelos cortados en trozos grandes, los grelos cortados y ajusta la sal a tu gusto. Deja que hierva durante 15-20 minutos más. Deja reposar el guiso, retira el hueso ¡y voilà! Ya tienes listo tu súper caldo gallego.

Fuente: Leer Artículo Completo