Elisabeth Moss vuelve para hacernos gritar

Elisabeth Moss elige papeles que meten el dedo en la llaga. Su Peggy de Mad Men se enfrentaba al machismo de los creativos publicitarios de los 50 y los 60, pero también trataba las renuncias que una mujer tiene que hacer para ser considerada una buena profesional. En El cuento de la criada nos transporta a una dolorosa distopía en el que las mujeres son violadas para procrear hijos que después les arrebatarán.

Con este curriculum, no es de extrañar que uno se pregunte: ¿y cómo se pone ahora Elisabeth Moss a hacer una película de terror? Y es que hay trampa. Esto no es ‘Viernes 13’ y la actriz se ha reconvertido en una scream queen. Lo que sí es cierto es que la intérprete tenía ganas de hacer una película de miedo y encontró este proyecto, que le encaja como anillo al dedo.

En la película, Moss da vida a Cecilia Kass una mujer que sufre abusos por parte de su marido, Jack Griffin, un brillante y adinerado científico. Harta de la situación, consigue escapar y al poco él se suicida, dejándole parte de su fortuna. Pero ella huele a chamusquina y no le falta razón, porque el que fuera su esposo se ha convertido en el hombre invisible y sigue acosándola incluso con más inquina que cuando vestía traje.

El terror está servido: un hombre invisible acechando a su víctima. Pero más allá del grito fácil, como en todas las películas de la actriz, subyace una reflexión dolorosa. Pues como les ocurre a muchas mujeres que son acosadas, nadie cree a Kass, que parece una enajenada asegurando que la persigue su difunto marido. “Literalmente tienes a un hombre que es invisible, no puedes verlo, ella dice que está allí, que la está atacando, abusando de ella, manipulándola, y todos a su alrededor dudan de ella, no la creen. La analogía es increíblemente clara”, asegura la actriz.

Y es así como el director, Leigh Whannell, le da la vuelta al clásico del escritor H.G. Wells y además de aterrorizarnos un rato, lanza un mensaje sobre la invisibilidad a la que se expone a las mujeres acosadas. Dos pájaros de un tiro. Y con una interpretación de Elisabeth Moss que pone los pelos de punta.

Fuente: Leer Artículo Completo