El ‘lookazo’ de la testigo que casi eclipsa a la novia: Mariacarla Boscono en la boda de Natalia Vodianova

Natalia Vodianova y Antoine Arnault se casaron el pasado mes de septiembre tras una década de relación. La modelo confirmó la noticia publicando una foto saliendo del Ayuntamiento de París junto a un "OUI". La supermodelo eligió un traje muy original como vestido de novia, un dos piezas con cinturón de falda y blusa con grandes hombreras con un llamativo cuello bordado en rojo firmado por su amiga la diseñadora rusa Ulyana Sergeenko.

https://www.instagram.com/p/CFZzsOND0mk/

A post shared by Natalia Vodianova (@natasupernova)

De esta forma, la modelo rusa y el heredero del conglomerado de marcas de lujo LVMH comenzaron una nueva etapa de su sólida relación en la que han nacido sus dos hijos, Maxim de seis años y Roman de cuatro. Ella, además, tiene otros tres hijos de su matrimonio con Justin Portman: Lucas Alexander de 18 año, Naya de 13 y Viktor de 12 años. A finales de 2019 la maniquí de 38 años anunció que se había comprometido con Arnault. La boda la que habían pensado probablemente era muy diferente a esta celebración íntima a la que asistieron sus familiares y amigos más cercanos. Y allí estaba Mariacarla Boscono, una de las mejores amigas de la novia, que ejerció el papel de testigo como puede deducirse de las fotos publicadas ahora por el novio (desde septiembre marido) en su resumen de un año intensísimo como el que acaba de terminar en el que ellos “en medio de todo esto, nos las arreglamos para casarnos, un breve momento de alegría en un año que de otra manera sería desafiante”, ha compartido Arnault junto a parte de su álbum de 2020 en el que lógicamente no podían faltar las fotos de ese gran día.

https://www.instagram.com/p/CJeIX2THKFt/

A post shared by Antoine Arnault (@antoinearnault)

La modelo italiana acompañó a sus amigos con un look con el que casi eclipsa a la novia: un corsé blanco con cazuelas marcadas y una falda azul marino con adorno en rojo en la parte superior. Recogió su melena peinada con raya en medio en una coleta baja, sin pendientes y con el maquillaje justo, impresionó subida a unos zapatos sujetos al tobillo con una ancha banda de color azul celeste. La musa de Givenchy y madre de una hija, Marialucas, con la que posó para Riccardo Tisci cuando aún era un bebé, es una mujer de carácter y eso se traduce también en un estilo que va mucho más allá de las pasarelas. Es lo que vio en ella el actual presidente de la agencia de modelos Elite Milano, Piero Piazzi, que la descubrió. Ella tenía 17 años cuando fue a su oficina después de que la rechazaran otros agentes. Habló con ella y rápidamente tuvo claro que aquella personalidad era lo que marcaría la diferencia.

Fuente: Leer Artículo Completo