Edoardo y Carlo, los hijos de Sofía Loren que triunfan en EEUU

Nació en plena Segunda Guerra Mundial, sufrió la dureza de los suburbios del Nápoles de los años treinta, pero tras ser descubierta por el productor Carlo Ponti siendo aún una adolescente se convirtió en un icono del cine italiano. A sus 86 años recién cumplidos el pasado 20 de septiembre, Sofía Loren tiene dos Oscar en casa (uno de ellos honorífico), un Bafta, dos Globos de Oro y un León de Oro, entre otros premios, pero ella asegura que siempre ha sido madre antes que actriz. Y es que sus dos hijos, Carlo (51) y Eduardo (47) son su mejor galardón vital, los que han llenado de luz los momentos más oscuros de su existencia.

Su historia de amor con Carlo Ponti, fallecido en 2007 a los 94 años, comenzó durante un concurso de belleza. Con algo más de 16 años, Sofía fue invitada a una cena en la capital italiana con motivo de la celebración de Miss Roma y Ponti era uno de los comensales. Él le entregó una nota aconsejándole que se presentara al concurso y aunque en un primer momento rechazó la propuesta, finalmente aceptó. Quedó segunda, pero antes de volver a casa, el productor le dijo si podían verse al día siguiente en su despacho. Comenzaron una relación casi paterno filial, ya que él le llevaba 22 años. ‘La Loren’, como se la conoce en su país, inició su carrera a mediados de los 50 como actriz de fotonovelas semanales y poco a poco fue obteniendo pequeños papeles en películas italianas e incluso fue figurante con su madre en Quo Vadis, rodada en Roma.

Una historia de amor de película

Lo que comenzó siendo una relación de amistad, se tornó en amor poco después. En 1954, mientras filmaban La mujer del río, se dieron cuenta de que estaban enamorados. "Fue durante ese rodaje que comprendimos que estábamos enamorados. Siendo mayor que yo, y más allá del amor, representaba el padre que nunca he tenido", reconoció la actriz años más tarde. El último día de rodaje y fecha en la que ella cumplía 19 años, Carlo le entregó un anillo de compromiso de diamantes. Se casaron por poderes el 17 de septiembre de 1957 en México pero su matrimonio fue anulado temporalmente para evitar una demanda legal contra Ponti, acusado de bigamia por su primera esposa Giuliana Fiastri con la que llevaba una década casado. El productor y la actriz volvían a prometerse amor eterno, ahora sí de manera legal, el 9 de abril de 1966 en Sèvres, a las afueras de la capital francesa.

Una infancia en el set de rodaje

Su primer hijo llegaría dos años más tarde, poco después de que Ponti produjera Doctor Zhivago y Sofía fuera nominada al Oscar por Matrimonio a la italiana. El 29 de diciembre de 1968 nacía Carlo Jr. en el hospital de Ginebra (Suiza), donde Sofía llevaba tiempo guardando reposo para que el embarazo llegara a término sin problemas. El segundo de sus hijos, Eduardo, nació el 6 de enero de 1973 colmando de felicidad a la pareja. Los hijos de Ponti y Sofía vivieron una infancia llena de rodajes y continuos viajes de sus padre. Acompañaban a su madre muchos días al set de rodaje y allí se empaparon de la cultura cinematográfica. Y Sofía siempre fue ‘la mamma’ pero sin olvidar su faceta como actriz alabada por millones de seguidores en todo el mundo. “Mi madre es siempre una diva, también en casa, absolutamente. Tengo una madre muy dramática. Ella es así, es una actriz, es algo que no se puede desconectar”, explicaba su hijo Carlo en el Diario Sur.

Carlo es un reputado director de orquesta

El mayor de los dos vástagos de Sofía Loren tuvo claro desde niño que no iba a seguir los pasos de sus padres en el cine, aunque compartió set con su madre dando vida a su propio hijo en la película Los Girasoles, dirigida por Vittorio De Sica y por la que fue premiada con un David de Donatello. Pero a él lo que siempre le apasionó fue la música y comenzó a tocar el piano a muy temprana edad e impulsado por su padre, que siempre soñó con ser director de orquesta, encaminó su carrera en esa dirección. Carlo Jr dejó el piano porque le suponía demasiada adrenalina colocarse delante del público a tocar y optó por la dirección de orquesta.

Comenzó trabajando a los 26 años en el Instituto de Directores de Connecticut, en Estados Unidos, bajo la dirección de Harold Faberman y dos años después se marchó a Los Ángeles para hacerlo junto a los directores indios Mehli Mehta y Zubin Mehta y el ruso Andrey Boreyko. Para terminar de formarse regresó a Europa y completó sus estudios en la Universidad de Música y Arte Dramático de Viena, una de las mayores del mundo, desde 1999 a 2001. Un año antes, en 2000, Carlo Jr ya era director asociado de la Orquesta Nacional de Rusia y al terminar en Viena se convirtió en director musical y director principal de la Sinfónica de San Bernardino (California), cargo que ocupó durante los siguientes once años.

En 2006 fue galardonado con el Premio Galileo en Italia y en Estados Unidos recibió el Artistic Achievement Award en 2008 y un año más tarde el Spirit of Hope Award por su contribución al desarrollo del talento a través de la educación musical. Además ha recibido varios premios en Roma y Nápoles. En 2013, el hijo mayor de Sofía Loren fundó Los Ángeles Virtuosi Orchestra, una orquesta de músicos profesionales creada como una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es poner en valor la música como elemento educativo. Como director de orquesta le hemos visto también al frente de la Simón Bolívar, de la Orquesta de Valencia, de la Filarmónica de Estrasburgo, de la de Málaga o de la de Ciudad del Cabo, entre otras treinta orquestas, y ha grabado en dos ocasiones con la Orquesta Nacional de Rusia y algunas de sus actuaciones han sido retransmitidas por varios canales de Estados Unidos.

Una gran boda en Budapest

Carlo está casado desde septiembre de 2004 con la violinista húngara Andrea Meszaros. Su boda se celebró en la basílica de San Esteban de Budapest, la catedral más grande de la ciudad húngara y Sofía Loren fue la orgullosa madrina de su hijo, que entonces tenía 36 años. Curiosamente, Carlo entró a la iglesia flanqueado por su madre pero también por su padre, que acababa de cumplir 92 años. Su hermano Edoardo fue el encargado de grabar el enlace. Andrea lució un diseño de Giorgio Armani, que también estuvo presente en el enlace y que además fue el encargado de crear el traje del novio, el de su padre y el de Sofía, un original traje pantalón de color lila.

Una vez concluida la ceremonia, que se celebró por el rito católico y luterano, los 80 invitados se trasladaron para disfrutar del banquete a la Academia Nacional de las Ciencias, un maravilloso edificio del siglo XIX a orillas del Danubio. para el banquete. La pareja tiene dos hijos: Vittorio Leone, nacido en 2007, que a su corta edad ya ha dado varios conciertos de piano, y Beatrice Lara, que llegó al mundo en marzo de 2012.

Edoardo, director y productor como su padre

El segundo hijo de Carlo Ponti y Sofía Loren sí ha continuado con la saga cinematográfica. Edoardo también nació en Ginebra y creció entre Suiza y Estados Unidos. Con 11 años participó con su madre en la película Qualcosa di Biondo. Edoardo estudió en el prestigioso y elitista internado Aiglon College situado en el municipio de Chesiéres-Villars y por sus aulas han pasado desde la princesa Tatiana de Grecia y Dinamarca, Alfonso de Orleans-Borbón o dos de las grandes herederas de la moda española, Marta Ortega (hija del fundador de Inditex) y Gabriela Palatchi (heredera del imperio Pronovias). Gracias a su paso por este colegio privado, el hijo menor de Sofía Loren pudo optar a la Universidad del Sur de California donde en 1994 se graduó en Literatura Inglesa y Escritura Creativa. Completó su formación con un master en dirección y producción cinematográfica en la School of Cinema and Television en la misma universidad californiana.

Aunque comenzó su trayectoria como actor y doblador de películas siendo aún un veinteañero, pronto comprendió que lo suyo era estar detrás de las cámaras como había visto hacer a su padre desde niño. En el 95 debutó en el teatro produciendo y dirigiendo La Lezione del dramaturgo franco-rumano Eugène Ionesco, y 12 meses más tarde adaptó la trilogía de Nick Bantock, Griffin & Sabine. Dodu, como le llama su madre, ha dirigido tres cortometrajes, el primero, Liv, en 1988 y que fue presentado en el Festival de Venecia, y se ha puesto al frente de tres largometrajes: Entre extraños (2002), protagonizada por su madre y Mia Sorvino; Coming and Going (2011), que cuenta con su mujer, Sasha Alexander como protagonista; y La vita davanti a sé, que se estrenará en apenas un par de meses en Netflix y con la que ha logrado que su madre vuelva al cine después de una década alejada de los focos.

Running y una vida tranquila en LA

Reservado al máximo con su vida privada, Edoardo mantiene una relación sentimental con la actriz Sasha Alexander (47) desde el año 2007 (se casaron el 11 de agosto en Ginebra, Suiza) y con ella tiene dos hijos: Lucia Sofía, nacida en 2006 y primera nieta del matrimonio Ponti-Loren, y Leonardo Fortunato, en el 2010. La mujer del italiano es una reconocida actriz nacida en California pero con ascendencia serbia e italiana. Aunque de joven soñaba con dedicarse al patinaje artístico, una lesión en la rodilla hizo que encaminara su vida hacia la interpretación. Estudió en Nueva York y en la Universidad del Sur de California. Se dio a conocer con un pequeño papel en la serie Dawson’s Creek y más tarde en Rizzoli & Isles.

Ha participado durante varias temporadas en la ficción televisiva NCIS y hasta llegó a aparecer en un capítulo de la mítica Friends, además de en más de una docena de películas, como Misión Imposible 3. La familia vive en Los Ángeles y Edoardo disfruta saliendo a correr cada día o asistiendo a exposiciones de arte, una de sus grandes pasiones desde que era joven.

View this post on Instagram

Scenes from 13 years of marriage. 💛

A post shared by Sasha Alexander (@sashaalexander) on

Scenes from 13 years of marriage. 💛

A post shared bySasha Alexander (@sashaalexander) on

El regreso de ‘la mamma’ al cine

Más madre que actriz, Sofía Loren vuelve ahora a la pantalla de la mano de su hijo pequeño. Será la tercera ocasión en la que ambos colaboran y la película, La vida davanti a sé, se estrenará en noviembre en Netflix. La cinta cuenta la historia de Madame Rosa, una superviviente del Holocausto nazi que establece una fuerte amistad con un joven inmigrante senegalés de 12 años, Momo, después de que este intentara robarle. Entre los dos se establece un vínculo casi familiar, convirtiéndose uno en el protector del otro.

Fuente: Leer Artículo Completo