Descubre por qué el cortometraje de Pedro Almodóvar con Tilda Swinton ha dejado sin palabras a todo el mundo (se estrena hoy)

La voz humana es un texto teatral de Jean Cocteau en el que una mujer recibe la llamada telefónica de un amante que la ha abandonado. Pedro Almodóvar ha transformado esta pieza magistral en un cortometraje de estética colorista, con Tilda Swinton como estrella (vestida con maravillosos vestidos de Balenciaga). Además, el director manchego ha convertido el estreno en una declaración de amor al cine: se presentará (con precio reducido) en salas de cine, sin pasar por plataformas. Ah, y los críticos del Festival de Venecia ya le han declarado su amor absoluto. ¿Necesitas más razones? Tranquila, las hay.

Variety ha elogiado La voz humana llamándolo “delicioso”, “exquisito” e “iridiscente”. En el corto, que adapta libremente el texto original, una mujer (Tilda Swinton, una actriz que parece haber nacido para chica Almodóvar) recibe la última llamada telefónica de un amante que la ha abandonado por otra. Y atraviesa todas las etapas del duelo de ruptura: razonamiento frío, reproches, súplica, desesperación. Almodóvar y Swinton, a dúo, convierten media conversación telefónica (los espectadores no oyen nunca la voz del hombre al otro lado) en un completísimo paseo por el alma femenina y su repertorio de sentimientos.

Almodóvar es, de hecho, un admirador incondicional de esta pieza teatral. Una de sus primeras películas, La ley del deseo, toma su título de una cita del texto de Cocteau (“estas son las reglas del juego, esta es la ley del deseo”), y Mujeres al borde de un ataque de nervios arranca de la misma premisa: una mujer abandonada por su pareja que persigue un último adiós. Incluso en Los abrazos rotos hay un guiño al texto. Y ahora, en La voz humana, este gran cronista del alma femenina convierte la pieza en una historia almodovariana, con todos los elementos de trama y decoración que tan bien conocemos..

El apartamento de la protagonista es un escenario pintado en colores primarios y repleto de objetos cargados de significado: los elementos rojos, el cuadro de Venus y Cupido (y no cualquiera, sino el de Artemisia Genteleschi), los ‘souvenirs’ de otras películas del director… La actriz, una Tilda Swinton inmensa en cualquier gesto mínimo, luce dos impresionantes vestidos de Balenciaga, tan bellos como simbólicos. La fotografía de José Luis Alcaine, la banda sonora de Alberto Iglesias y el vestuario de Sonia Grande redondean la burbuja estética.

Mucho se ha aplaudido, además, la decisión de Almodóvar de estrenar en cines, en estos tiempos en que muchas distribuidoras toman la vía más sencilla de las plataformas. La voz humana se presentará en 111 salas: es mayor distribución de un cortometraje en toda nuestra historia y todo un triunfo para una pieza de 25 minutos.

La voz humana es el primer proyecto en inglés que dirige Pedro Almodóvar (y su primer corto en 11 años). Swinton (una actriz a la que el director admira desde Orlando) y él lo grabaron en plena pandemia, con medidas de distanciamiento social. Y no es el único proyecto en el que Almodóvar ha estado trabajando en estos meses. Mientras esperamos a que pueda ponerse en marcha el proyecto de Manual para señoras de la limpieza, en el que adaptará, también en inglés, los relatos de Lucia Berlín, ha estado escribiendo el guion de Madres paralelas, un largo que rodará con Penélope Cruz como protagonista.

Si necesitas alguna razón más para ir al cine a ver La voz humana, te la contamos en forma de minispoiler: en una pequeña escena precréditos, Tilda Swinton abandona el escenario donde se desarrollará toda la historia, baja a la ferretería y compra una gran hacha. ¿Apostamos para qué la usará?

Fuente: Leer Artículo Completo