Así es la residencia milanesa de Giorgio Armani

Dice el sr. Armani que el amor que uno siente la primera vez que ve su casa ha de ser “a primera vista o, si no, no hay ninguna conexión“. Y, créannos: si bien es cierto que el italiano desprende talento en una buena lista de ámbitos diferentes, el del hogar es una de sus grandes especialidades. Eso fue lo que sintió él hace casi 40 años cuando dio con la que hoy en día es su residencia principal: una casa creada en un palacio del sigloXVII.

“Todavía recuerdo cuando la descubrí y fui abriendo todas las ventanas en cada una de las habitaciones, en cada salón; me sentí en casa”, cuenta. De ella ha hecho la más acertada extensión de sí mismo, un lugar que destila la esencia del creativo en su expresión más personal. “Mi principal objetivo fue crear un ambiente para el refugio perfecto; un lugar donde poder relajarme por completo”.

Ubicada en el barrio de Brera, se extiende a lo largo de tres plantas conectadas por una escalera de metal negro diseñada en su estudio de arquitectura. Acoge diferentes estancias “vinculadas por las líneas de visión y la armoniosa combinación de colores y formas”: cinco dormitorios, varios salones, un spa, un gimnasio y su rincón de paz, su despacho, en el último piso, al que se refiere expresamente como “mi refugio dentro de mi refugio”.


En él, un bonito rincón verde repleto de plantas sirve de escenario para la figura de un gorila de considerable tamaño que acompaña su mesa de trabajo, su asiento inspirado en las sillas de director de cine, y un altar de artistas, al fondo, entre los que firman nombres como Antonio López, BruceWeber, Herb Ritts, Francesco Clemente o Richard Gere.

Para diseñar este hogar contó con la ayuda del célebre arquitecto de interiores Peter Marino, conocido por sus visiones de numerosas tiendas de lujo en todo el mundo. El acabado lacado negro es, como no podía ser de otra manera, protagonista a lo largo de todo el lugar, bañando algunos delos rincones más importantes de la casa como las estanterías de su biblioteca, donde los libros se colocan por orden y en diferentes categorías: moda, cine, teatro, historia, arte, arquitectura y diseño. El resto de la paleta de esta vivienda incluye grises, blancos y beis, aportando luz a los salones amplios.


El comedor es uno de sus favoritos: “Allí, las conversaciones son más cálidas y divertidas alrededor de una mesa impecablemente puesta, con comida exquisita cuidadosamente preparada. Es un lugar para compartir momentos privados con familia, invitados y amigos. Un espacio muy concurrido en mi casa, y por eso he reunido aquí piezas que representan lugares y momentos especiales para mí, como el gran cuadro que proviene de un antiguo cine de Piacenza, donde nací y crecí”, confiesa.

Este hogar, en cuya decoración confluyen el diseño y la comodidad (pues el Sr. Armani es fiel partidario de que una casa hay que vivirla; filosofía que también aplica en sus intachables trajes desde 1975), es también el mejor escaparate paraArmani/Casa, la etiqueta de interiorismo que creó bajo el paraguas de su imperio en 2000.


Por eso, la mayoría de muebles, como los sofás o las lámparas, son de diferentes colecciones de la firma. El resto de la decoración se completa con piezas que ha ido comprando en sus viajes a lo largo y ancho del globo (como los budas de cobre de Tailandia y otras tantas referencias del lejano Oriente, una de sus principales fuentes de inspiración junto al art déco y el arte moderno) y regalos personales, como un bonsái de metal al que tiene especial cariño o un decorativo camaleón.



Recuerdos emocionales que aportan calidez e intimidad en contraste con la nobleza de los materiales que los acogen. Como enfrentar a Armani, el genio de la moda italiana, y a Armani, Giorgio, el hombre; el trabajador incansable que no alardea de su fama. “La forma en la que el espacio de mi casa en Milán se ha configurado influye en mi estado de ánimo de forma tan positiva que puedo decir que he encontrado la armonía interna”. Y no hay mayor satisfacción que la de conquistar el éxito (también) a nivel personal.

Descubre el número de Noviembre completo de Harper’s Bazaar.

Fuente: Leer Artículo Completo