Aprovecha la cuarentena para ordenar tu baño con el método de Marie Kondo

Si algo hemos aprendido del método de la gurú del orden Marie Kondo es que para ordenar se necesita tiempo. Tiempo de estar en casa es justamente lo que estamos teniendo la mayoría estos días así que, aunque no te parezca a primera vista un planazo para hacer en la cuarentena, aleja la pereza para que esta primavera tu baño quede ordenadísimo, un gesto que va a aportar además calma y serenidad a tu día a día ¡que tanta falta nos hace!

Despeja la encimera y la bañera

Este quizás es uno de los mejores tips para mantener visualmente en orden el cuarto de baño. Retira todo lo que esté estorbando en la encimera, salvo lo estrictamente imprescindible, y también despeja de productos y elementos la bañera o el plato de ducha.

Es verdad que lo recurrente es tener los botes de champú, mascarillas, geles etc… apoyados en los laterales de la bañera, en cestas colgadas de las paredes o en el suelo de la ducha, pues bien, Konmari quiere acabar con esta práctica y hacer desaparecer todo ese ruido visual que generan. Lo que propone Marie Kondo es guardar estos elementos en cajones, baldas o armarios metidos en cestas o cajas. Para ello recomienda secar bien con una toalla los productos cosméticos que utilicemos para guardarlos sin rastro de humedad y así poder volver a sacarlos sin problema en nuestra próxima ducha.

La magia de las cestas

Cestas y cajas son herramientas imprescindibles en el método Konmari para tener todo en orden. Como el baño es la estancia más húmeda de la casa ella misma afirma que no es el mejor lugar para guardar cosas y por eso Marie guarda sus toallas en una cesta de mimbre en un armario general que se encuentra fuera del baño.

Los productos básicos de baño como el secador, los champús, geles, lociones, algodones, maquillaje, mascarillas, papel higiénico, productos de higiene femenina etc… aconseja guardarlos en cestas o cajas que aguanten bien la humedad como las de madera, tela, plástico o mimbre.

Compartimenta

Otro básico para que los cajones del baño no se conviertan en cajones desastre. Compartimentar es el mejor truco para que no quede todo suelto por los cajones que con el vaivén de abrir y cerrar terminan siendo un verdadero revoltijo. Introduce separadores o pequeñas cajas en los cajones para poder separar por categorías: algodones y bastoncillos, labiales, jabones en pastilla, lápices de ojos… clasifica todo lo que tengas en los cajones para poder mantener mucho más fácilmente el orden, tenerlo todo a mano y encontrarlo todo en un primer vistazo.

Una retirada a tiempo

Agrupa todo lo que tienes en el baño por categorías y comienza a deshacerte de aquellos productos que tengas caducados y de aquellos que ya no utilizas. Te sorprenderá ver la cantidad de espacio que dejan libre para meter lo que realmente usas.

Todo lo que guardes después de esta purga tiene que estar perfectamente ordenado en cajas o cestas, de fácil acceso, y con las que puedas ver todo sin tener que liarte a levantar productos o retirar cajas. Optimiza el espacio y hazlo de forma sencilla.

Añade elementos que te hagan feliz

Esta es la máxima suprema de Marie Kondo, quédate solo aquello que te haga feliz. Pero hagamos una pequeña variación del método. Una vez que tengas tu baño realmente ordenado ¿por qué no añadir algún elemento que te haga la estancia visualmente más atractiva y que te aporte paz y tranquilidad? Tal vez algo bonito, una planta, unas flores, una vela… un toque que le de más vida al baño y que lo eleve a la categoría de estancia premium. ¡Manos a la obra!

Fuente: Leer Artículo Completo