Alexandria Villaseñor, tras los pasos de Greta Thunberg

Cada viernes, hasta hace unos meses, Alexandria Villaseñor acudía a la sede de Naciones Unidas en Nueva York y se sentaba en un banco rodeada de pancartas para protestar por la inacción contra el cambio climático. Su inspiración era Greta Thunberg, que se manifestaba frente al parlamento sueco con su movimiento Fridays for Future. Cubierta con pantalones y chaqueta impermeable blanca, como las sufragistas, cada semana se plantaba frente al edifico de la ONU, lloviera o nevara.

¿Quién es?:

  • Nació en Davis, California, en 2005, pero vive en Nueva York.
  • Sus abuelos eran inmigrantes mexicanos pero, según ha contado Alexandria, ellos abandonaron su idioma y su propia cultura con la intención de asimilarse a la norteamericana, una pérdida que ahora ella lamenta.
  • Para ella, el tema migratorio está también relacionado con el cambio climático.
  • Se sintió inspirada por el movimiento iniciado por Greta Thunberg y la idea de que dejar el colegio una vez a la semana era una forma efectiva de llamar la atención para un menor.

Pero, a sus 14 años, no se ha limitado a la protesta callejera. Ha sido una de las fundadoras de Earth Uprising, una asociación centrada en la educación sobre el cambio climático, y ha liderado la primera huelga de estudiantes de EE.UU. contra la degradación del clima. En agosto estuvo en el muelle al que arribó Greta Thunberg para asistir a la Cumbre Mundial de la ONU a favor del Cambio Climático. Junto a Greta y a otros activistas, denunció ante la ONU que Francia, Alemania, Brasil, Argentina y Turquía no están cumpliendo su compromiso de reducción de emisiones suscrito en el Acuerdo de París.

Alexandria se dio cuenta del problema al que nos enfrentamos durante los incendios que asolaron California en 2018. Tiene asma y la nube de humo, que mató a un centenar de personas y convirtió el aire en irrespirable, le causó graves problemas. Así que decidió investigar cómo el alza de las temperaturas agudiza la severidad de los incendios. Desde entonces, ha recibido premios y becas para estudiar el cambio climático.

Villaseñor pertenece a la nueva generación de jóvenes aguerridos, sobre todo chicas, que reclama su derecho a un planeta limpio y pide a las naciones que se comprometan para evitar una catástrofe climática. La mayoría no tienen aún derecho al voto, pero han conseguido que sus voces se escuchen. Llegan a las instituciones con un mensaje claro: los niños se han cansado de esperar a que los adultos hagan algo. A Alexandria se le encienden los ojos cuando recuerda las palabras de Greta ante la ONU. “Los puso en su sitio”, dice. Alexandria se siente parte de un movimiento generacional que ha optado por la “acción directa”: una protesta pacífica y constante, sin rodeos y sin miedo, en los foros internacionales.

Fuente: Leer Artículo Completo