Todo lo que necesitas saber sobre el bótox antes de pincharte

Hace más de 15 años que el bótox se autorizó en Estados Unidos como método para relajar los músculos y ahí sigue, como uno de las técnicas de rejuvenecimiento más demandadas. Bastan de cinco a ocho pinchazos de esta toxina para alisar la piel y eliminar las líneas de expresión.

Y en el futuro quizá ni siquiera haya que pasar por las inyecciones, porque ya se está desarrollando el bótox por vía tópica, cuya duración podría modularse, incluso. Los especialistas hablan de que llegará el día en que podamos aplicarnos en casa y sin riesgo esta toxina en forma de crema para mostrar mejor cara exclusivamente en un evento y después se esfumarán sus efectos.

Pero mientras todo eso llega, apuntamos las siete razones que hacen de esta técnica una de las más demandadas. Apunta:

Es una técnica rápida

La aplicación del bótox es ambulatoria, se realiza mediante microinyecciones superficiales que relajan los músculos –en cinco minutos puedes estar lista–, y no duele, aunque los primeros días puedes sentir ligeras molestias en la zona.

Tiene resultados casi inmediatos

Al contrario de lo que ocurre con las intervenciones invasivas, en este tratamiento el efecto se advierte ya a los dos días.

Deja un aspecto supernatural

Bien aplicado consigue un efecto lifting sutil, pero notable. Solo eliminar las arrugas del entrecejo o las patas de gallo con esta técnica te quita varios años.

Se puede combinar

Todo son beneficios, porque este fármaco admite la combinación con sustancias de relleno, que se pueden usar, por ejemplo, para hidratar o dar volumen y conseguir así un rostro doblemente rejuvenecido.

Resulta seguro

Esta no es una ampolla cosmética, es un fármaco y como tal está sometido a un control sanitario. Si has decidido utilizar bótox asegúrate que es de calidad y está autorizado. En Europa se comercializan tres marcas: Vistabel, Bocouture y Azzalure. Pide ver el envase.

No es permanente

Si te ves rara sin tus arrugas, no te preocupes, solo tendrás que espera algún tiempo para que se vaya el efecto. Y si te gusta, que sepas que el efecto clínico se prolonga entre cuatro y seis meses, así que con dos o tres sesiones al año es más que suficiente para tener un mantenimiento óptimo.

Es económico

Depende de la zona que se vaya a tratar, de la calidad del producto utilizado y del especialista, pero una sesión ronda entre los 200 y los 500 euros, aproximadamente.

Fuente: Leer Artículo Completo