Tenemos el tratamiento antiedad que te va a costar cero euros y, además, cierra los poros: skin icing

A veces no es necesario gastarse muchísimo dinero para lograr una piel que deslumbra. De hecho, los trucos de las abuelas (o de las actrices del viejo Hollywood) siguen funcionando como nunca, ahora convertidos en una herramienta más junto al arsenal de cosméticos y aparatos que nos ofrece la innovación. Ahora que empieza el frío conviene subrayar los beneficios del tratamiento ‘skin icing’ o enfriamiento de la piel del rostro. Ya sabes: un gesto que en verano apetece muchísimo pero que ahora se vuelve un poco más incómodo. Te vamos a dar tantas razones para que lo retomes, que la incomodidad va a pasar a un segundo plano.

Lady Gaga o Madonna son dos de las asiduas a este tratamiento de la piel, ellas en versión radical: se sumergen en bañeras de agua helada para recuperarse del esfuerzo que sus músculos realizan durante los conciertos. El agua bien fría descongestiona y desinflama, de ahí que algunos contornos de ojos lleven un aplicador metálico que se puede enfriar para borrar las molestas inflamaciones del cansancio o la falta de sueño. Otras recurrimos al truco de la cuchara del congelador: un minuto bajo los ojos hace milagros.

https://www.instagram.com/p/CGuMDJcB7mT/

Más beneficios del frío aplicado a la piel del rostro: cierra los poros abiertos (incluso los muy abiertos), previene signos del envejecimiento y reduce la cantidad de grasa que genera la dermis. De ahí que tengan tanto éxito los ‘rollers’ que se enfrían en el congelador o los aplicadores de frío faciales. Un masaje antes de aplicar las cremas y sérums de tratamiento maximiza el efecto de sus ingredientes activos en nuestra piel. Y con la cantidad de dinero que invertirmos en estos cosméticos, esto es un notición.

https://www.instagram.com/p/CAF1spFnUo-/

Los beneficios del frío sobre la piel de la cara son tan evidentes, que algunas influencers ya han innovado la simple aplicación del frío en forma de cubitos hacia versiones más sofisticadas. Algunas dejan que los cubitos se derritan junto a rodajas de pepino y se refrescan con esa agua helada. Otras sustituyen el agua por la leche de coco, de almendra o de avena. Hace maravillas.

Otra buena noticia: no tienes que desistir del ‘skin icing’ si tienes la piel sensible: basta con que pongas un paño delicado entre el hielo y la piel para que obtenga los beneficios del frío sin acusarlo. Eso sí: quizá en vez de recurrir a este ‘boost’ todos los días, quizá tengas que encontrar tu propia frecuencia. Es cuestión de probar. Funciona.

Fuente: Leer Artículo Completo