Si te apetece el ligero tono dorado de Alba Díaz, te enseñamos a conseguirlo con el autobronceador gradual

Aunque cada semana estamos más cerca de recuperar cierta libertad de movimientos, aún no podemos saber cuándo ni cómo podremos acercarnos al mar o a la montaña para disfrutar de la naturaleza y gozar del sol. No hay problema. Podemos adelantarnos a los acontecimientos gracias a los autobronceadores, con fórmulas cada vez más naturales y fáciles de aplicar. De hecho, ya no es ciencia ficciónconseguir en casa un moreno tan naturalmente dorado como el que luce Alba Díaz. La idea ha pasado seguro por la cabeza de muchas, pues los autobronceadores se han convertido en una de las compras reincidentes en este final del confinamiento: necesitamos darle un poco de color a una piel que lleva demasiado tiempo alejada de la luz del sol. Necesitamos un bronceado express y casero.

Las piernas son nuestro objetivo número uno, y no solo porque vamos a pasar de las medias a los shorts sin apenas darnos cuenta. La verdad es que aún le tenemos respeto a usar los autobronceadores en el rostro (menos mal que existen los polvos de sol), pero en el cuerpo nos atrevemos más. No estamos tan obsesionadas como en el Reino Unido, donde la lista de espera para algunos autobronceadores llega a las 30.000 personas y las ventas han aumentado un 450% (se nota que han descartado absolutamente las vacaciones al sol), pero sin duda este año vamos a recurrir a ellos más que nunca. Queremos compensar todas las semanas que tengamos que pasar «a la sombra».

La regla de oro de un buen resultado con el autobronceador tiene que ver con la preparación de la piel: lo mejor es exfoliarla previamente e hidratarla. Además, es imprescindible que la piel esté seca, utilizar guantes para aplicarlo y tener mucho cuidado con las zonas donde la pigmentación es más intensa, como codos y rodillas. De todos modos, si eres primeriza con el bronceado en casa puedes recurrir a cosméticos como la bruma bronceadora facial de Garnier, un spray que se aplica fácilmente y se seca muy rápido (5,95 euros).

Si tienes acné o la piel sensible y predispuesta a sufrir rojeces te conviene optar por una fórmula muy suave, sin químicos y especialmente formulada para este tipo de dermis. Una buena opción es esta leche bronceadora de Vichy, que además funciona tanto para el rostro como para el cuerpo (alrededor de 12 euros).

Una última opción con un autobronceador en spray algo más caro (36,45 euros), pero con una fórmula vegana que le conferirá un tono dorado resplandeciente a tu piel. Conforme lo vayas usando irá subiendo el tono, y probablemente te guste tanto que te olvides de las largas (y poco saludables) sesiones bajo el sol de otros años.

Fuente: Leer Artículo Completo