Si eres canosa, este lápiz de cejas es lo que buscabas

Con el paso del tiempo la producción de melanina por parte de nuestro organismo disminuye y eso implica que nuestro cabello comienza a perder color. Esto no solo ocurre en el pelo que cubre nuestra cabeza, las cejas componen un parte importante del rostro que también comienza a teñirse de blanco a raíz de este proceso.

La aparición de las canas está determinada por factores genéticos, pero también por otros externos como la pauta nutricional que seguimos, el estrés de un ritmo de vida acelerado o problemas específicos de pigmentación en el cabello. Pero unas cejas canosas no significa, para nada, que estén descuidadas. De hecho, en la actualidad las canas están viviendo un gran resurgir y su belleza natural se ha naturalizado gracias a referentes como Andie McDowell, la reina Letizia o Carolina de Mónaco y a series como And just like that.

Tus cejas teñidas de gris también pueden lucir en plena forma gracias los productos de maquillaje específicos para este tipo de pelo. Este producto se puede aplicar con dos objetivos, dependiendo de cómo sea la cana de tu ceja. Si los cabellos grises no son el tono predominante, quizás lo que quieras es que estos se difuminen. Para ello debes escoger un lápiz del tono predominante en tu ceja, de esta manera las incipientes canas quedarán difuminadas. Por el contrario, si los pelos canosos son predominantes es más que probable que vayan acompañados de una melena gris, como la de la hermana de Alberto de Mónaco. Entonces los mejor es escoger un lápiz adecuado y trabajar la ceja como se haría con cualquier otro color para que quede definida y estructurada.

Y, ¿cuál es «un lápiz adecuado» para unas cejas canosas? Para dotarlas de naturalidad, ya que no se trata de colorear las cejas de gris, los expertos aconsejan complementar con el tono del lápiz el color natural de la ceja, apostando por tonos grises claros mezclados con rubios si se trata de una piel clara, para las pieles más oscuras, el gris se puede mezclar con castaños medios. Otro truco que ponen en práctica los maquilladores es usar lápices de gran diámetro en vez de aquellos de gran precisión. De esta manera el resultado queda más suave y natural. En cuanto a la depilación, unas cejas jóvenes y fuertes son naturalmente pobladas por lo que los maquilladores no aconsejan abusar de la pinza. Y es que en estos casos las cejas deben pasar a ser un complemento y no la parte central de nuestro maquillaje, ya que al perder color las cejas pierden esa fuerza característica para enmarcar el rostro y determinar la morfología del mismo.

Una vez maquilladas, debemos tratar de que el diseño que hemos realizado se mantenga intacto y cada pelo permanezca en su sitio el máximo tiempo posible. Para ello se debe usar un producto de fijación aplicado en la cantidad correcta para que en las cejas no quede ese efecto acartonado que resta naturalidad. En estos casos es preferible optar por un fijador sin color ya que con la combinación de lápices antes mencionada hemos logrado el tono deseado y si aplicamos otra tonalidad con el fijador, podemos desvirtuarlo.



Fuente: Leer Artículo Completo