Por qué hay que incluir la cafeína en nuestro ritual de belleza

Estamos acostumbrados a consumirla a través del café o algunos refrescos por su alto poder estimulante y porque nos ayuda a aumentar la actividad cerebral y permanecer más despiertos, pero lo cierto es que la cafeína sirve para muchas cosas más. Basta con echar un vistazo a sus múltiples propiedades para entender por qué es el ingrediente estrella en muchos productos de belleza y que ha hecho que las firmas de cosmética decidan incluirla como principio activo.

Sacarle partido a la cafeína es fácil porque funciona tanto para el cuerpo, el rostro como el cabello, ya que favorece la correcta circulación sanguínea, nos hidrata, protege y además es un potente antioxidante natural. Pero uno de sus beneficios más comunes es el que hace que se cuele en todos los tratamientos anticelulíticos, ya que este ingrediente es idóneo para tratar la celulitis por sus propiedades lipolíticas y que ayudan a disolver los depósitos de grasa. También tiene un efecto queratolítico, gracias al cual elimina las células muertas y mejora la apariencia de la piel.

La cafeína es un activo antiinflamatorio que sirve para mejorar la circulación en la piel, por eso es crucial para reducir la hinchazón de debajo de los ojos y atenuar las ojeras. Al ser aplicada en el rostro, promueve una pequeña vasoconstricción de los capilares, que favorece la circulación, lo que se traduce en que actúa sobre los signos de la edad, como las temidas manchas, devolviendo la luminosidad a nuestro rostro.

El efecto estimulante de la cafeína también se ve en los productos específicos para el cuero cabelludo, ya que se usa especialmente para combatir la caída del cabello y acelerar su crecimiento. También se aprecia la capacidad de esta sustancia para mejorar ligeramente las propiedades de los ingredientes adyacentes: por ejemplo, en los tónicos y champús contra la calvicie, la cafeína a menudo actúa junto con el minoxidil y sus derivados.

Según explica Paola Gugliotta, fundadora de Sepai, máster en Dermocosmética y postgrado en Genética e Inmunología por Harvard, “sobre la piel, la cafeína tiene un efecto de mejora de la circulación sanguínea, y cuando ésta mejora ocurren muchas cosas: los fluidos se arrastran mejor, por eso se dice que es drenante, pero también se arrastran mejor las toxinas, lo que le otorga su acción detoxificante».

Por ello, si aún no conoces las bondades de la cafeína en la cosmética, estos cinco productos son la mejor carta de presentación de uno de esos clásicos con los que siempre hay que contar cuando se habla de belleza.

Empezamos con un champú que reduce la caída y con un 99 por ciento de ‘clean ingredients’. Además, fortalece el cabello e incrementa la circulación sanguínea gracias a activos como la cafeína, las vitaminas B5 y B6, la biotina y el zinc.

Este contorno de ojos en textura de aceite seco no solo contiene retinol sino que trata la piel de la zona de manera global eliminando arrugas, reafirmando e hidratando. Al llevar cafeína borra las temidas ojeras.

Un sérum anti-bolsas especialmente diseñado para tratar el contorno de ojos con bolsas, mejorar su apariencia y reafirmar la piel de la zona dejando un aspecto tonificado y luminoso.

El spray anticelulítico que reduce la acumulación de la grasa mientras contrarresta la celulitis, la retención de agua y el aspecto de piel de naranja. Esto es posible porque, entre sus activos, tiene cafeína.

Además del extracto de mangostán que estimula la eliminación de las grasas ya instaladas y reafirma la piel, este sérum reductor contiene cafeína para drenar, lo que favorece la circulación y tonifica los tejidos.






Fuente: Leer Artículo Completo