'Peeling' orgánico: en qué consiste esta técnica antiedad

Las células de la piel, cuando mueren, se quedan posadas en la superficie del rostro. Si estas no se retiran, pueden provocar irritaciones e infecciones en la dermis. Por otro lado, los productos de tratamiento que se pongan sobre el rostro serán menos eficientes, porque esta piel muerta les impedirá penetrar en las capas profundas de la piel.

Para retirar las células muertas se emplea la técnica del peeling o exfoliación. Generalmente existen dos tipos: peeling mecánico y peeling químico. Los primeros son fórmulas que contienen pequeñas partículas que arrastran las células muertas para retirarlas mientras aplicamos un suave masaje con ellas. Este tipo no está recomendado para pieles sensibles (un exfoliante granulado puede dañarla) ya que las partículas pueden erosionar su delicada dermis. El peeling químico actúa a través de ácidos que se incluyen en la formulación adecuada en el producto. Estos son aptos para todo tipo de pieles y se recomiendan también cuando el objetivo es eliminar marcas de acné o cicatrices.

Además de esta clasificación general, en los últimos meses se está oyendo hablar del peeling orgánico. Esta variación es una técnica en la que se usan solo ingredientes de origen natural orgánico y se encuentra dentro de los exfoliantes químicos. Las fórmulas están compuestas por ácidos frutales naturales y enzimas que disuelven las células muertas de la piel a nivel superficial. Estos componentes actúan desintegrando suavemente las células muertas, desobstruyen los poros y estimulan la producción de colágeno y suavizan manchas, por lo que tras varias aplicaciones se puede notar la piel más firme y con un aspecto rejuvenecido.

Pero no se debe subestimar la acción de un producto simplemente porque sea orgánico o natural, porque estas dos palabras no son para nada sinónimos de inocuo. Estos mismos ácidos frutales en mayores concentraciones pueden ser irritantes para la piel. Por eso es importante poner el foco en los porcentajes de activos a la hora de elegir un productos de estas características. Cada marca y cada formulación son diferentes y lo aconsejable es empezar con un exfoliante de concentración baja durante las primeras semanas. Si la piel lo tolera, se puede ir aumentando el porcentaje de activos que se aplica.

¿Qué ácidos se utilizan en los exfoliantes orgánicos?

Los dos tipos de ácidos más comunes en este tipo de producto son los ácidos alfa-hidroxi (AHA) y los ácidos beta-hidroxi (BHA). Los dos se pueden obtener de frutas como papaya, limón piña, manzana, uva o pomelo.



Fuente: Leer Artículo Completo