Los mejores tratamientos para acabar con la papada, reafirmar el cuello y evitar que se descuelgue

Confiesa: eres de las que se aplica las cremas solo hasta la línea de la mandíbula. Como si la piel del rostro no continuara bajo ella. Ignorar cuello y escote es lo que estás haciendo mal. Lo asegura, con conocimiento de causa, Leticia Carrera, directora de los Centros Felicidad Carrera: “Junto con la proteción solar, las cremas son la primera línea de prevención. Y ambos son innegociables. El cuello está muy expuesto y hay que empezar cuanto antes. Los rayos UV aceleran mucho la pérdida de colágeno”.

Pero la zona es muy delicada y se ve comprometida por varios frentes. “Su musculatura es pobre y tiende siempre a una pérdida precoz de firmeza”, explica Ana Roces, directora médica en Merz Pharma. “La flacidez es su caballo de batalla porque es una piel con menor tono y estructura, mucho más fina, con pocas glándulas sebáceas, una matriz dérmica más frágil y menos densa”, explican las doctoras Sofia Mira y Mar Cueto, directoras de la Clinica Mira+Cueto. “Además, tiene que soportar el peso del rostro y la fuerza de la gravedad con el solo apoyo de las vértebras cervicales. Así que todo gira alrededor de estructuras blandas sin apenas puntos de sujección”, añade el doctor Enrique Fernández Romero.

Cuándo empezar a cuidar el cuello

Ante un panorama tan complejo, es normal que la firmeza sea el objetivo de todos los tratamientos que se focalizan en su problemática. De hecho, “lo ideal es empezar ya con los mismos que te haces en la cara”, apunta Leticia Carrera. Laura Parada, de Slow Life House recomienda soluciones poco invasivas, como la radiofrecuencia, “con dispositivos como Exilis y Venus Legacy, que funcionan especialmente bien en esa zona”. Y Ana Roces aconseja “complemetarlo con infiltraciones de estimuladores de la producción de colágeno, como Radiesse”. Con ella coincide la doctora María-Rosa García Maroto, de la Clínica La Prairie Madrid: “La hidroxiapatita cálcica diluida en suero e inyectada en la zona ayuda a retensar la piel”.

Pero la flacidez no es el único problema. La postura en la que duermes y los vaivenes que realizas cientos de veces al día para comprobar tus mensajes de WhatsApp generan una repetición de gestos que adelantan varios años la aparición de arrugas transversales en el cuello, el famoso tech neck.

Tratamientos que acaban con la papada

Aunque tiene un componente genético, es la cruz de la gente con sobrepeso. Porque la grasa corporal tiene la mala costumbre de acumularse en ese pliegue submentoniano que hace que perdamos el arco entre cuello y mandíbula, y que se acorte visualmente la barbilla. La infiltración de Belkyra es una de las soluciones más efectivas. Inyectado en la zona, el desoxicolato sódico degrada la grasa, la emulsiona, la elimina como si fuera una liposucción y consigue una retracción cutánea que alisa la papada en solo dos sesiones. Dónde: Clínica Mira + Cueto (clinicamiracueto.com). Precio: desde 520 €.

Controla la flacidez

Es el verdadero desafío. Pero esa piel descolgada se puede remediar ahora sin pasar por quirófano:

-Ultherapy es un lifting sin cirugía con energía ultrasónica microfocalizada que se visualiza con ecografía y que llega a las capas más profundas para generar un impulso de colágeno que produce el tensado de la piel. Dónde: Centros Felicidad Carrera (www.felicidadcarrera.com). Precio: 1.995 € por rostro completo.

Skinboosters infiltra ácido hialurónico reticulado de pequeña partícula que regenera las fibras y aumenta el grosor de la dermis. Donde: Centro Médico Integral Enrique Fernández Romero (telf: 943 39 92 86). Precio: 220 € por sesión.

-Ultralift une los ultrasonidos focalizados HiFU de Ultraformer con la radiofrecuencia médica de alta frecuencia de Thermage. Dónde: Tacha Beauty (tacha.es). Precio: 3.300 €.

Qué hacer si se dedsibuja el óvalo facial

En cuanto la falta de firmeza hace su aparición, la mandíbula se desdibuja. Para hacerle frente, la doctora María Rosa García Maroto apuesta por una combinación de ultrasonidos focalizados e infiltración de hilos tensores. Los primeros estimulan el colágeno y disminuyen las grasas. Los hilos se colocan a cada lado del cuello, justo bajo el arco, y, al tensarlos, se vuelve a marcar el óvalo facial. Dónde: Clínica La Prairie Madrid (clinicalaprairie.es). Precio: desde 200 € por hilo.

Esas líneas tirantes del ceulo que envejecen

Los delgados tampoco se libran de que el cuello delate su edad. Lo hace con unos pliegues cutáneos verticales que parecen tendones y que produce en realidad un músculo denominado platisma. Este inserta desde el pecho hasta la mandíbula y tira del cuello hacia abajo. Como está bajo una piel muy fina, con la edad, cuando se contrae se hace muy visible. El bótox es la solución para relajarlo que sugieren Leticia Carrera, Ana Roces y Enrique Fernández Romero. Pero la legislación solo pemite infiltrarlo en el tercio superior del rostro.

Anillos de venus: acaba con las arrugas del cuello

Estas arrugas concéntricas se producen por gestos recurrentes que acaban rompiendo el tejido en una piel muy fina y frágil. La doctora Paula Rosso, del Centro Lajo Plaza, apuesta por una combinación ácidos hialurónicos de distintas reticulaciones para redensificar y láser Fotona Smooth Tightening para retensar. Dónde: Centro Médico Lajo Plaza (centromedicolajoplaza.com). Precio: desde 500 € por sesión.

Fuente: Leer Artículo Completo