Lo último para el cuidado de las cejas es ¡el planchado!

Hace años que las cejas dejaron de ser las grandes olvidadas del rostro para convertirse en una parte fundamental de él con la que conseguir una mirada mucho más intensa y con personalidad. La primera revolución para su cuidado fue la depilación con hilo, después aparecieron infinidad de productos específicos de maquillaje con los que conseguir una forma y color perfectos y por último llegó el microblading; técnica basada en los tatuajes con la que lograr unos resultados a largo plazo. En 2020 el planchado de cejas es lo último para cuidar las más rebeldes.

Si tus cejas crecen sin dirección fija, forman remolinos y se despeinan a pesar de que uses un gel fijador, el planchado de cejas es perfecto para ti. Inspirado en lifting de pestañas, este servicio que realizan en el centro madrileño de belleza y bienestar Slow Life House, consigue mantener las cejas disciplinadas durante tres semanas, ya que fija en el tiempo la forma que se obtiene, y aporta una mayor sensación de volumen. Además, se puede completar con tinte de las mismas para diseñar el arco perfecto.

El procedimiento es muy sencillo y no te llevará más de 30 minutos (45 si le añades el tinte). En él primero te limpian la zona adecuadamente, luego te peinan las cejas para prepararlas y para evitar enredos y acto seguido te aplican el producto alisado, dando la forma que más te favorezca y lo dejan actuar durante 15 minutos. Después te aplican el producto neutralizante, que hay que dejar actuar otros 15 minutos, y se retira con un algodón empapado en agua. El paso final es depilar las cejas, una vez han adquirido la forma definitiva. 

Fuente: Leer Artículo Completo