La torpeza de Chiara Ferragni haciendo Pole Dance podría representarnos a muchas

Las primeras veces no son fáciles. Y menos cuando se trata de practicar una disciplina tan dura como el Pole Dance, un deporte que se ha puesto de moda en los últimos años gracias —en parte—, a las celebrities que lo practican. La corona de reina de la barra, de momento, la ostenta Jennifer Lopez, quien se ha vuelto una experta en esta práctica después de ensayar para su última película en la que interpreta a una ‘stripper’.

Y claro, tras observar el cuerpazo que se le ha quedado a la del Bronx con el Pole Dance, no nos extraña que la propia Chiara Ferragni haya sentido curiosidad por ello. La italiana decidió probar suerte y acudió a una clase de baile en barra. La primera… y quizá la última, podemos decir. Porque aunque las redes sociales las maneja mejor que nadie, la barra no es su punto fuerte. Ella misma lo ha admitido con humor en este vídeo que ha subido a su perfil de Instagram. Eso de “pareces un pato mareado”, Chiara se lo aplica a la perfección:

“Si algo va mal, siempre puedo ser bailarina de Pole Dance”, comentaba con humor. Y es que sus intentos por sostenerse en la barra son los mismos que los nuestros afrontando cualquier lunes por la mañana: pésimos. Lo mismo ocurre cuando intenta seguir el baile sensual que les marca la profesora, al ritmo de Big Booty: la pobre Chiara no da ni una.

Nos hemos reído tanto como identificado con ella. Porque el Pole Dance no es un deporte fácil ni aquello que nos hizo ver Ana Obregón en su serie. Se trata de una disciplina que requiere de mucha concentración y esfuerzo muscular. Una práctica que huye de la cosificación que le perseguía a raíz de los clubes de striptease, para convertirse en una herramienta de empoderación femenina.

View this post on Instagram

Pole dance lesson: expectations vs. reality 🤣

A post shared by Chiara Ferragni (@chiaraferragni) on

Pero claro, requiere mucha práctica, como Chiara Ferragni ha podido comprobar ya. Lo inusual precisamente es que consigas mantenerte en la barra durante la primera clase. Aunque con esfuerzo todo se puede.

Y sino, siempre puedes hacer como la italiana: pedir un poco de ayuda a tus compañeras de clase 😂

Vía: Women’s Health ES

Fuente: Leer Artículo Completo