El orden en el que debes aplicar los cosméticos para que sean efectivos

Cuando hablamos de rutina de belleza no queda duda de que ésta debe ser personalizada. Lo que a una persona le sirve no tiene por qué funcionar en otra, lo mismo hay cosméticos perfectos para una ocasión o una circunstancia concretas. Mucho se ha escrito sobre la importancia de tener buenos hábitos de cuidado de la piel del pero según señala un estudio realizado por Farmaconfianza e iDermo, casi la mitad de las encuestadas en España desconocen el el orden correcto de aplicación de los cosméticos. Y en este tema los expertos coinciden: la efectividad de las cremas, sérums y aceites que se aplican en la piel depende de que se pongan en el orden correcto. Paz Torralba, directora de The Beauty Concept, nos da las pautas de cómo y cuándo aplicar los cosméticos a diario y en cara, cuello y escote.“Lo más importante es no tener prisa y dedicar el tiempo necesario para que la piel absorba todos los principios activos y así los resultados sean mejores y más efectivos. Entre uno yotro cosmético se debe esperar el tiempo que el producto tarde en penetrar en el piel para que ésta se pueda beneficiar de todos sus ingredientes activos”.

1. Limpieza

Es el primer mandamiento para tener una piel cuidada, luminosa y sana. Con este paso, fundamental para asegurar una excelente tolerancia epidérmica y dermoprotectora, se consigue “purificar la epidermis respetando su equilibrio natural, aportar luminosidad, unificar el tono de la piel, calmar, equilibrar e hidratar”, explica Paz, que es partidaria de usar leches desmaquillantes ricas en principios activos “y así desde el inicio de la rutina de belleza ya estemos tratando la piel”. Según la facialista, los jabones tienden a deshidratar y las toallitas “no son el producto adecuado en ningún caso”. Para quienes prefieren agua micelar “las recomiendo para una doble limpieza de la piel, porque por sí sola se queda corta y no limpia en profundidad”.

2. Tónico

“Tonificar es esencial en el pretratamiento de la piel, ya que sirve para completar la limpieza y reequilibrar la película hidrolípidica. Con este paso conseguimos tonificar y reequilibrar las funciones cutáneas”, asegura la experta en belleza.

3. Sérum

Paz asegura que estos cosméticos son como el alimento para la piel, “a la que debemos darle lo que necesita también a diario”. Se puede utilizar un tipo de suero o se puede personalizar la rutina mezclando varios, que para la especialista es “lo ideal,para darle a la piel ese aporte extra de oligoelementos, vitaminas, minerales…”. Con los serums se consigue “llegar a tratar la piel en profundidad, repararla, oxigenar tejidos, reforzar fibras de sostén, actuar sobre la flacidez, aportar principios activos como acido hialurónico o elastina y vitaminas tan importantes para mantener la salud de la piel y prevenir el envejecimiento”, detalla.

4. Contorno de ojos

La estructura del contorno del ojo tiene una piel muy fina, carece de película hidrolipídica y los tejidos están en constante movimiento, “por eso aplicar un buen producto es básico para tratar esta zona prevenir las arrugas de expresión, revitalizar, hidratar, protege y alisar la piel. Se tenga la piel que se tenga, esta zona es la primera en la que se manifiestan arrugas y líneas de expresión”, asegura.

5. Crema de tratamiento

Como explica Torralba, en quien confían nombres como como Eugenia Silva, Belén Rueda o Teresa Baca, “a partir de los 30 años la actividad celular se hace más lenta, la piel se vuelve más seca y va perdiendo su brillo natural”. Por eso su recomendación es ajustar el producto según la temporada del año para hidratar la piel y protegerla de las agresiones externas. “En época de frío la piel necesita productos más untuosos que hidraten en profundidad y protejan, y en verano, en cambio, hacen falta texturas más ligeras, que eviten el exceso de sudor en la piel. De día pondremos una crema que nos permita hidratar la piel y por la noche una para regenerar, con otros principios activos y otras características”, detalla.

6. Protección solar

El mantra más repetido por dermatólogos y facialistas es que no hay mejor antiarrugas que el protector solar. Paz insiste en usarlo siempre, “tanto en invierno como en verano y a mí me gusta que la propia crema lo incorpore para no poner dos productos. Yo solo aplico directamente protección solar cuando voy a estar expuesta a los rayos solares”, comparta la experta y advierte de la importancia de elegir un buen cosmético “para no tener otros problemas en la piel, como exceso de grasa, granitos, o poros dilatados”.

7. Peeling y mascarilla

Como extras y para mantener una piel sana, la directora de The Beauty Center recomienda hacer una exfoliación semanal o cada diez días. “Es un paso importantísimo porque preparamos la piel y la dejamos permeable para que cualquier producto que apliquemos después penetre de forma correcta y actúe mucho mejor” y una vez por semana hay que aplicarse una mascarilla, “que cambiaremos en función de la piel, las necesidades y objetivos que nos fijemos. Con las mascarillas podemos conseguir aclarar el tono, atenuar de forma inmediata las marcas de fatiga, rehidratar la piel, mantener la hidratación y oxigenación, proporcionar la energía necesaria para estimular la regeneración celular y retrasar el proceso de envejecimiento, estimular la respiración cutánea y revitalizar la piel”.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo