El eterno debate: ¿la base de maquillaje se aplica con los dedos o con una brocha? Aquí tienes 5 razones por las que deberías usar la herramienta

El eterno debate sobre si hay que aplicarse la base de maquillaje directamente con los dedos o si es mejor usar esponja o brocha, sigue estando sin zanjar. Mientras algunos maquilladores defienden que no hay ningún problema en extenderla directamente con los dedos, otros aseguran que es necesario llevar a cabo este gesto con una brocha para conseguir un acabado más profesional. Sin embargo, todos coinciden en algo: es importante no excederse con la cantidad de producto y calentarlo bien, que se logra masajeándolo en la piel con movimientos circulares.

Y, aunque usar la yema de tus dedos es una forma fácil y sencilla de aplicarte la base de maquillaje, si lo haces con la brocha te quedará más uniforme y natural. “Esta primero atrapa el producto y después lo va soltando de manera uniforme sobre la piel. Además, permite difuminar muy bien para que el resultado final resulte mucho más natural y no se aprecien saltos de color en la piel”, asegura Eliecer Prince, national make up artist de Guerlain.

Además, el maquillador también defiende que está comprobado que de esta manera el producto cunde el doble que si lo aplicas manualmente o incluso con una esponja. ¿Por qué? “Es más difícil calcular la dosis exacta y siempre hay excedente”, admite.

Otras dos razones es que la brocha es más higiénica y más ecológica. “Siempre que se mantenga limpia minimiza al máximo la aparición de bacterias en el producto, como puede ocurrir cuando se utilizan los dedos”, afirma Prince. Encima, como no hay que mojarla para aplicar el maquillaje como ocurre con las esponjas ni lavarla después de cada uso, tampoco se gasta agua de manera innecesaria.

Por último, si usas la brocha adecuadamente, desde el interior del rostro hacia el exterior y de manera ascendente, puedes efectuar con ella un ligero masaje de efecto firmeza.

Fuente: Leer Artículo Completo