Cuantos menos ingredientes tenga un cosmético, mejor: Gabriela Salord, la cofundadora de Rowse que quiere cambiar la belleza con solo tres pasos

El minimalismo ha llegado al ámbito de la belleza. Cuántos menos productos en el tocador, mejor. No solo para una buena organización en el baño, también para dar un respiro de calidad y respeto a la piel. El "menos es más" integra la rutina de tres pasos con ingredientes naturales que propone Rowse, la firma española de cosmética botánica. "Queremos volver al origen. En el pasado las cremas y demás cosméticos se creaban casi de forma personalizada en las farmacias, Rowse retoma esa idea creando desde cero sus productos con ingredientes 100% naturales procedentes de diferentes partes del planeta" nos explica Gabriela Salord, cofundadora de la firma de belleza.

A lo largo de los años las preguntas sobre cómo cuidar y tratar correctamente la piel han ido variando, pero las dudas básicas siempre están presentes con cada cambio de estación. ¿Cómo es la rutina de belleza ideal? ¿Cuántos pasos debe de tener? ¿Con cuántos ingredientes un producto puede considerarse real para que no dañe la dermis? Hablamos sobre todas estas dudas con la empresaria parisina afincada en España, una gurú y profesional de la cosmética natural.

"Era un proyecto de fin de semana, no queríamos pagar publicidad, queríamos encontrar una comunidad que estuviera interesada en este tipo de valores y productos. La idea de volver a la naturaleza, a lo bruto. Desde el principio era muy importante que fuera todo orgánico, incluso el proceso de crecimiento. No queríamos que los clientes hicieran click por hacer", explica sobre los inicios de la firma que coordina junto a Nuria Val, encargada de la parte creativa y de la estética de las redes sociales –su cuenta de Instagram es una gran fuente de inspiración si te apasiona la naturaleza–.

Una firma creada en España con ingredientes sin conservantes ni con procedimientos en laboratorios procedentes de diferentes partes del globo como Marruecos, Japón, Israel y Senegal, que forman parte de la sencilla rutina de tres pautas. Algunas de sus creaciones –tienen 30 diferentes en su web– son incluso idóneas para los bebés y los niños, excepto los jabones sólidos: "Le pongo aceite de cáñamo a mi hija de nueve meses, se le han quitado todos los eccemas que tenía desde que nació", revela Gabriela.

"Nuestra misión es enseñar a la gente lo que ya existe y lo fácil que es tener una rutina de belleza en la que sabes lo que estás poniendo sobre la piel y que no la estás dañando", explica Salord. "Cuando lanzamos el proyecto hace dos años, no entendíamos cómo no existía una marca con éstos parámetros que explicase que las plantas y sus beneficios pueden ser la solución estrella para cuidarse tanto desde dentro como desde fuera. Era algo tan obvio y tan sencillo que aún nadie lo había hecho".

Tratar el cutis de la misma forma y con los mismos productos que puede utilizar nuestra hermana o amiga no es lo más acertado. Cada piel tiene sus propias necesidades que incluso varían con los cambios de temperatura. Pero sí hay un aspecto en el que coinciden muchos de los profesionales del sector y que también defiende Gabriela: "Cuantos menos ingredientes en un cosmético mejor, menos de 10 e incluso solo uno. Lo que tienes que evitar son los conservantes y los nombres científicos". Algunos de sus bestsellers como el aceite de jojoba o el agua floral de neroli están creados a raíz de este concepto.

La mascarilla ha pasado a ser nuestro complemento obligado y la dermis –incluidos los labios– han empezado a sufrir sus consecuencias, por eso cuidarla es más necesario que nunca. "El 50% de las clientas tienen problemas de acné, hay que pensar que tu piel vive a tu ritmo y que no hay nada más sano que mimarla con productos naturales. Tenemos vidas tan agitadas y estresadas que es difícil desconectar. Hay que saber acompañar la piel con ingredientes reales", cuenta la parisina de ascendencia mexicana.

En su web comparten recetas de belleza –por supuesto todas de origen vegetal– y aprender cómo combinar los diferentes productos con alimentos que puedes tener en la cocina como un plátano maduro, una zanahoria o un limón para conseguir nuevos tónicos y mascarillas exfoliantes e hidratantes para cara y cuerpo.

Rowse apuesta por la sencillez de tres universales pasos: limpiar, tonificar y nutrir. Una regla apta para todas las pieles bien sean secas, maduras o con tendecia acneica, que se contrarresta con las famosas diez pautas de las rutinas de las coreanas.

1. Limpiar

Nada más que con un jabón sólido. En este caso está creado con manzanilla y camomila, una opción perfecta y vegana para las pieles sensibles y secas. Para usarlo solo es necesario humedecerlo con agua durante 10 segundos y aplicar la espuma obtenida con movimientos circulares sobre el rostro o el cuerpo al menos durante 20 segundos. Aclarar con agua tibia y secar suavemente con una toalla limpia.

2. Tonificar

El agua de flores de rosa es ideal para cutis secos y mixtos y actúa como tónico. Una bruma hidratante ligeramente perfumada destilada de los pétalos de rosa además de tonificar, equilibra el pH de la piel, refresca y ayuda a reducir las rojeces gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Además, puede utilizarse como desmaquillante aplicando unas gotas en un algodón.

3. Nutrir

El aceite vegetal de jojoba 100% orgánico prensando en frío y no comedogénico es uno de sus bestseller. Repara, protege, hidrata, calma y equilibra la grasa en la piel sin obstruir los poros. Su uso diario es perfecto para pieles grasas, mixtas y con tendencia al acné ya que es antiinflamatorio y antibacteriano, lo que ayudará a prevenir y minimizar este problema. Se aplica 3 o 4 gotas sobre las yemas de los dedos y se presiona sobre el rostro hasta que se absorba. Incluso puede utilizarse como bálsamo labial –solo una gota por la mañana y otra por la noche– y como elixir capilar masajeando el cabello para aumentar y mejorar su crecimiento.

Fuente: Leer Artículo Completo