¿Crema de noche o mascarilla para dormir? Este es el tratamiento que necesita tu piel en cada momento

El mundo de la cosmética es tan bonito como complejo, y en demasiadas ocasiones nos hemos preguntado si el orden, o el momento, en el que nos estábamos aplicando nuestros productos favoritos era el más adecuado para nuestra piel. En lo que respecta a nuestra rutina nocturna las posibilidades son muchas, pero ¿sabemos darle a nuestro rostro los cuidados que necesita en cada momento?

En cualquier rutina diaria nocturna que se precie no puede faltar una buena crema de noche que hidrate nuestra piel y repare los daños producidos por la polución y el cansancio. Pero también existe la posibilidad de que le des a tu piel un cuidado extra, gracias a las mascarillas nocturnas cargadas de fórmulas que corrigen nuestros problemas habituales.

Para maximizar los beneficios de ambos productos y lucir cada mañana una piel preparada para afrontar la jornada, debemos aplicarlos con constancia y cierto orden. Y, por supuesto, cuando apostemos por las mascarillas nocturnas podemos prescindir de nuestra crema de noche diaria.

Este producto básico en nuestro neceser es necesario para ayudar a nuestra piel a equilibrarse y proporcionarle la nutrición que necesita. El método de aplicación ya queda por tu cuenta, y puedes optar por una capa fina, que nuestra piel sea capaz de absorber, o por una gruesa, que dejaremos actuar durante cinco minutos y posteriormente retiraremos con pañuelos faciales o similares.

La mascarilla para dormir es un tratamiento más intenso que la crema, y su eficacia a la hora de reparar las líneas finas o las arrugas es mayor. Como la anterior, queda al gusto del consumidor su modo de aplicación y, en este caso, podemos mantenerla en nuestro rostro durante media hora y posteriormente enjuagar con agua, o dejarla toda la noche para ocuparnos de retirar los posibles restos por la mañana. Para que su aplicación sea efectiva y notemos sus efectos en nuestro rostro es recomendable aplicarlas con cierta regularidad, al menos una vez a la semana.

La combinación de ambos productos con cierta disciplina puede convertirse en nuestro mejor aliado a la hora de proporcionar a nuestra piel los cuidados que necesita para lucir impecable. Así que por mucha pereza que te de antes de acostarte, recuerda que tu rostro está a una aplicación de tu crema favorita de tener su mejor aspecto al día siguiente.

Fuente: Leer Artículo Completo