Aumento de pecho: todas las dudas que necesitas resolver

Tener un pecho más grande es uno de los deseos más comunes entre las mujeres. Es lo que se desprende del número de féminas que solicitan esta intervención quirúrgica a lo largo de un año. Según explica Quirón Salud en su blog Tendencia Estética, el número de personas que pasan por quirófano para realizarse una de estas operaciones alcanza la cifra de 16.000 por año.

Pero antes de dar el paso definitivo, es común que las dudas acechen a todas estas potenciales pacientes. Se trata de una intervención con anestesia general y como en cualquier otra, existen riesgos asociados que deben ser valorados. Hay preguntas (con su respuesta) que más se repiten entre las mujeres que acuden a las clínicas estéticas a una primera consulta informativa.

¿Existen las prótesis con garantía de por vida?

Sí, existen. La elección de los implantes es un momento crucial para evitar problemas en el futuro. Actualmente, según informan desde Martín del Yerro Cirujanos Plásticos los más seguros y duraderos son los anatómicos de gel de alta cohesividad. Además, cumplen los criterios estéticos más demandados, ya que este es el fin último de la intervención: naturalidad, tamaño, proporciones y forma. Este tipo de implantes cuentan con garantía de por vida en caso de rotura.

El doctor Emilio Moreno, cirujano plástico de Martín del Yerro, explica cómo se debe actuar para descubrir a tiempo este tipo de contratiempo: «Es recomendable hacer seguimientos ecográficos a partir de los 5 años de la cirugía pero si no se observa ningún problema como roturas, fugas o excesivo desgaste no es necesario cambiarlos».

¿Cómo elijo la talla adecuada?

En esta decisión intervienen varios criterios. Para empezar hay que tener en cuenta el tamaño y la forma natural de las mamas. En base a estos criterios los profesionales aconsejan a la paciente puesto que la prótesis adecuada será diferente si se trata de un pecho pequeño, con asimetrías o una paciente con un gran contorno. Por otro lado, también se debe tener en cuenta la técnica que se va a usar en la intervención: si se trata de un procedimiento submuscular, el resultado será menos prominente que si se coloca la prótesis por encima del músculo.

Desde Martín del Yerro explican que las pacientes suelen ir con una idea preconcebida, pero resaltan la importancia de elegir el tamaño entre paciente y médico: «Para seleccionar el implante que mejor se adapte a la anatomía corporal del paciente se toman medidas del tórax, además en Martin Del Yerro contamos con un sistema de imagen 3D que permite ver una simulación del resultado que obtendrá el paciente tras la intervención», detalla el doctor Moreno.

¿Cuánto tiempo dura la operación y el posoperatorio?

Normalmente este tipo de cirugías duran entorno a una hora o una hora y media y se realizan con anestesia general para evitar cualquier molestia en el paciente. Superada la intervención, se debe poner especial cuidado en los días posteriores, para que el resultado sea el deseado: «Uno de los temas que más preocupan a los pacientes es el tiempo de recuperación, cuando se emplean técnicas precisas como en Martin del Yerro la recuperación no es muy larga ni muy dolorosa, aunque bien es cierto que durante los tres o cuatro primeros días se sienten algunas molestias pero en una semana aproximadamente el paciente está completamente recuperado y se puede incorporar a su vida normal», apunta el cirujano.

¿La cirugía es compatible con la lactancia materna?

Esta es una de las cuestiones que más preocupa a las pacientes. Una vez intervenida, ¿podré dar el pecho a mis hijos?, ¿esto afectará de alguna manera a las prótesis? «Las técnicas actuales no afectan al tejido glandular por lo que no hay ninguna contraindicación para dar el pecho al bebé. Además la lactancia con las prótesis tampoco las modifica ni las estropea, por lo que su sustitución es innecesaria», aclara el doctor.

Cuidados posoperatorios

Tras la operación surgen más dudas, en este caso relacionadas con cómo realizar las curas para que las cicatrices queden lo más disimuladas posible. Existen unas recomendaciones generales, aunque todo procedimiento debe estar siempre supervisado por el equipo médico que ha realizado la intervención.




Fuente: Leer Artículo Completo