Andie MacDowell se niega a taparse las canas a los 63 años

A estas alturas, probablemente ya hayas sido testigo de la transformación del bonito cabello de Andie MacDowell. Primero estrenó sus canas al natural en Instagram y luego las llevó a la alfombra roja del Festival de Cannes de este año. Y ahora que la parte difícil ha terminado –revelar lo que en Hollywood consideran como un aspecto “envejecido”– MacDowell dice que “nunca se ha sentido más poderosa”.

La actriz, de 63 años, habló con Vogue sobre su proceso de pensamiento que condujo al cambio, y cómo espera que inspire al mundo a aceptar que las mujeres envejecen naturalmente, de la misma manera en la que lo hacen los hombres.

“Busqué en Google qué actores se han dejado el pelo gris. Hay muchos hombres que lo hacen”, explicó. Dice que le gusta comparar su tono con el de George Clooney, cuyo look fue muy celebrado y “atrevido”. Y una vez que empezó a exponerse a más personas que han decidido no taparse las canas, se dio cuenta rápidamente de que su pelo moreno previamente teñido hacía que pareciera que estaba intentando parecer más joven, algo que no le gustaba.

https://www.instagram.com/p/CRByDgPj60d

A post shared by Andie Macdowell (@andiemacdowell)

“La edad en mi rostro, para mí, ya no coincidía con la que tengo. No es que esté tratando de ocultar algo ahora. Creo que aceptar mis canas es un acto de confianza y me da poder, y eso es lo que le decía a mis representantes. Es exactamente lo que tengo que hacer ahora”.

Lo creas o no, los representantes de MacDowell no creían que fuera el momento adecuado para dejarse el pelo gris, pero ella insistió, porque al fin y al cabo es su pelo. “Les dije: ‘Creo que os equivocáis, voy a ser más poderosa si acepto donde estoy ahora’. Es el momento porque en dos años voy a cumplor 65′”, recordó. “Siempre quise ser sal y pimienta'”, admite refiriéndose a la mezcla de las dos tonalidades en su cabello.

Sus jefes dudaban en aprobar el look porque sabían que podría limitar sus perspectivas de trabajo, lo que intimidó a MacDowell al principio, pero lo superó. “Era muy cautelosa porque no quería que nadie se molestara, y trataba de averiguar cómo podía llevar pelucas para complacer a la gente. Pero una vez que lo hice, me quedó muy claro que mis instintos eran correctos”, admitió. “Me siento más honesta. Siento que no estoy fingiendo. Siento que estoy aceptando lo que soy. Me siento realmente cómoda. Y en muchos sentidos, creo que el gris es más llamativo en mi cara. Me sienta bien”.

Para cuidar sus mechones plateadas, dice que se mantiene alejada del champú azul porque puede dejarle el pelo seco, pero le encanta un buen acondicionador púrpura. “Es increíble cómo funcionan. Me encantan los diferentes productos ‘Silver’ de L’Oreal”, dice.

Su nuevo look ya ha inspirado a muchas personas, y aunque nunca juzgaría a otra mujer por teñirse las canas, espera que su audaz decisión pueda al menos crear una pausa para la reflexión.

“No quiero que la gente asocie que hay que parecer más joven para tener valor o para ser bella o deseable”, dijo. “¡No hacemos eso con los hombres! Nos encantan los hombres mayores. Amamos a los hombres cuando envejecen. Me gustaría que las mujeres tuvieran las mismas expectativas, y lo estamos consiguiendo… ya sabes, a pasos de bebé”.

Otra actriz que ha seguido sus mismo pasos ha sido Sarah Jessica Parker. La protagonista de Sexo en Nueva York ha decidido abandonar su rubio de siempre (algo por lo que ha sido criticada) y dejarse las canas al natural, a pesar de los comentarios en ciertos medios en los que hacían referencia a lo “mayor” que le hacen parecer.

Algo que a ella, a los 56 años, evidentemente le da igual.

Vía: Prevention US

Fuente: Leer Artículo Completo