8 formas de usar el corrector para que le saques el máximo partido y consigas un efecto buena cara en poco tiempo

El corrector -como este hidratante al que son adictas las famosas- se ha convertido en uno de los imprescindibles en el maquillaje de cualquier mujer. Sin embargo, aunque su uso extendido es el dedicado a tapar las ojeras e iluminar la mirada, tienes que saber que tienes muchas más opciones para sacarle el máximo partido y con las que conseguirás que tu maquillaje esté perfecto. Hace unos días descubríamos el truco de influencer para conseguir con él un efecto lifting en el rostro y ahora hemos aprendido otras ocho formas que ha enseñado David Deibis, Makeup Artist para Perricone MD.

1. Cubrir imperfecciones

Tapar imperfecciones como granitos es el uso más frecuente y para el que principalmente está destinado el corrector. “En estas situaciones, siempre recomiendo aplicarlo en lo que denomino como dos fases. Primero, usaremos un pequeño punto sobre el granito y difuminando con la yema de los dedos para crear como un lienzo que se unifique con el tono de la piel. Después, aplicaremos un segundo punto de nuevo en la zona inflamada, aumentando así la cobertura, sellando un poco con la yema del dedo de nuevo”, comenta David Deibis.

2. Corregir la mirada

El corrector es la solución perfecta para tapar las temidas ojeras. “Aquí es clave aplicarlo solo en la zona del lacrimal y, desde ahí, ir difuminando. No soy partidario nunca de aplicarlo por todo el contorno o por la mitad de él, ya que esto suele provocar un efecto parche poco natural. Se trata de cubrir, no de disfrazar la mirada”, explica.

3. Eliminar manchas y rojeces

Las manchas de la piel provocadas por el sol o la edad, o las rojeces que te dejan, por ejemplo ahora, la mascarilla es posible eliminarlas con un buen uso del corrector. “Aquí, podremos aplica un punto sobre la mancha o la rojez y, en estos casos, recomiendo difundir con brocha, ya que creará un efecto filtro muy natural. Convendrá usar en estos casos correctores que puedan tratar el problema y no solo lo tapen, y también aquellos con SPF, que protegerán la piel de irritaciones solares o futuras manchas”.

4. Como prebase labial

Aplicar el corrector antes del labial facilitará el acabado mate, ayudará a que quede fijado y la barra tendrá un efecto permanente. “Aplicaremos tres puntos en el labio inferior y tres en el superior (izquierda, centro, derecha). Distribuiremos con la yema del dedo índice de manera que quede uniforme. Dejaremos secar un poco y, pasados unos 30 segundos, podremos aplicar nuestra barra habitual”, añade el Makeup Artist.

5. Como prebase de sombras de ojo

Prueba el truco de los labios en el párpado móvil. “Aunque en este caso prefiero aplicar productos específicos, como No Makeup Eyeshadow, diseñado para esta zona. No obstante, en momentos exprés, esta es una gran alternativa. Aplicaríamos en este caso un punto en el centro, cerca de la línea de las pestañas, y difuminaremos con los dedos hacia arriba y los extremos”.

6. Como iluminador

“Obviamente, si tenemos un iluminador, será mejor opción, pero esta no es una mala alternativa en absoluto. Lo básico será aplicar un corrector más claro que nuestro tono de piel en el arco de la ceja, la punta de la nariz, el área superior del pómulo y en el arco del labio”, añade el maquillador.

7. Contouring

El corrector también puede ser un buen aliado para resaltar los volúmenes del rostro. “En este caso, será mejor usar uno o dos tonos más oscuros al nuestro. Lo aplicaremos en el arco de la frente (junto a la línea de salida del cabello), hacia las sienes, y siguiendo la línea inferior del pómulo, en eje de oreja a boda, para después difuminar. También podremos contornear la nariz añadiendo una línea vertical a cada extremo, difuminando de nuevo traes ello”, expresa Deibis.

8. Brow Sculpting

¡También puede ayudarte a definir tus cejas! “Con un tono más claro del nuestro, haremos una línea siguiendo la ceja, tanto arriba como abajo de ella, y después difuminaremos. Esto aumentará el contraste y creará unas cejas más llamativas y salvajes, como es tendencia”, Concluye David Deibis.

Fuente: Leer Artículo Completo