Una caja fuerte forzada, nueva decoración (¿con lunares en la fachada?) y muchos recuerdos rotos: así ha sido la vuelta de Josep María Mainat a su casa

Josep María Mainat ya está en casa de vuelta. El productor, recordemos, se ha convertido en uno de los grandes protagonistas de esta recta final de año por ese presunto intento de asesinato que sufrió hace unos meses a manos de su mujer, Angela Dobrowolski. Una mujer que estaba atrincherada en el que había sido el domicilio familiar hasta la fecha y que la pasada semana era desalojada.

Con ella ya lejos de esas cuatro paredes, Mainat ha regresado. Y con intención de quedarse, a pesar de ese mal trago vivido dentro que casi le cuesta la vida y por el que Angela, con quien la relación no atravesaba su mejor momento, sigue siendo investigada y tiene la obligación de personarse en los tribunales de manera periódica a la espera de que se celebre el juicio.

Hoy él ha hablado. Lo ha hecho ante una cámara por primera vez desde que se destapara el escándalo (sí había emitido un comunicado aclarando ciertos puntos y pidiendo discreción y respeto para su intimidad). “Como se ha convertido en la fachada más famosa de España la pintaremos de lunares“, bromeba ante el reportero de ‘El programa de Ana Rosa’ antes de dejar muy claro que sus intenciones no pasan por marcharse: “Teniendo una casa tan estupenda, ¿para qué me voy a ir a otro sitio?”.

Sí es cierto que le va a hacer algunos cambios a esa vivienda que adquirió a medias con Rosa María Sardá (que fallecía recientemente), cuando eran pareja, y que la encargada de realizar la reforma pertinente será la decoradora catalana Alicia Fernández. Porque una cosa es no querer dejar atrás una casa como esa y otra no tener la intención de tapar ciertos recuerdos infaustos para poder seguir con su camino y su vida desde un punto y seguido.

El contenido de la casa ha sido completamente saqueado”

“Aquí hemos vivido muchos años, nació mi hijo Pol, viví también muchos años solo, y después con Angela, y muchos años con ella han sido muy buenos. Y aquí han crecido también nuestros hijos”, decía con melancolía antes de explicar que se han llevado parte de algunas pertenencias de gran valor emocional para él: “La casa bien, la estructura bien, pero lo que es el contenido de la casa ha sido completamente saqueado. Han roto la caja fuerte con herramientas más o menos profesionales. Dentro había las joyas de la familia que tenían un cierto valor material, pero sobre todo valor sentimental”.

Josep Maria pasaba al tono de cabreo al explicar este último extremo, ya que considera que se “ha violado mi intimidad” con ese saqueo por el que también ha acudido a las autoridades competentes para tratar de restañar los daños. “Voy a denunciar a quienes estaban en la casa“, decía de manera tajante antes de añadir: “Toca mirar lo que falta y lo que no falta. Pintaremos por dentro, por fuera, pondremos algunos muebles nuevos para que tenga un aspecto a nuevo, limpio y agradable al entrar”.

En cuanto a la causa abierta contra Angela, que incurrió en varias incoherencias en esa entrevista emitida hace un par de semanas por ‘En el punto de mira’ (Cuatro), se ha limitado a indicar que “se va a someter a exámenes psicológicos y psiquiátricos” para ver hasta qué punto lo que pudo hacer con él fue como consecuencia de un desequilibrio.

Fuente: Leer Artículo Completo