Un reportaje de CNN señala las inconsistencias de la entrevista de Harry y Meghan con Oprah

La cadena estadounidense CNN ha emitido hace unas horas un pequeño reportaje de investigación sobre las "inconsistencias" de la entrevista del príncipe Harry y Meghan Markle con Oprah Winfrey. Lo firma Max Foster, experto en royals de la cadena, que reside en Londres y tiene buenos contactos entre el personal de palacio. En él, se repasan algunas de las contradicciones ya conocidas, como la no boda que hasta los propios interesados ya han admitido que no existió. Pero también detalles que habíamos pasado por alto.

El primero es la existencia de la propia entrevista: en la todavía activa página oficial de los duques de Sussex, estos aseguran que, "a partir de la primavera de 2020", los duques adoptarían una nueva política de relaciones con los medios, dando preferencia a "periodistas noveles y emergentes" y "organizaciones de base". Dos perfiles en los que difícilmente encajan Oprah Winfrey y la cadena CBS. Aunque se podría argumentar que esa promesa se hizo en un mundo en el que ambos esperaban salirse con la suya en su intento por ser royals a tiempo parcial. Algo que ya no eran tras la última revisión de Harry con su padre Carlos, su hermano Guillermo y la reina Isabel, y que precipitó la entrevista.

El segundo es la incredulidad que rodea al hecho de que Meghan Markle asegurase (algo que lleva haciendo desde 2017) que nunca había buscado en Google al príncipe Harry. Una afirmación näif que en su momento ya desmintió una de las "amigas de juventud" de Meghan. En declaraciones precisamente al mayor enemigo de la pareja: el tabloide Daily Mail. La verdad posiblemente estará en algún punto intermedio entre "nunca he buscado a Harry en Google" y "Meghan estaba obsesionada con ser la Diana 2.0", que es la otra afirmación también difiícil de digerir de su examiga.

Otros ya los conocíamos: las vueltas con el principado de Archie (al que no le correspondía ser príncipe, pero tampoco en su momento a los hijos de Guillermo y ahí están). Y cuando Meghan afirmó que ella y Harry se habían casado tres días antes de la boda oficial, algo que ya ha sido desmentido por todas las partes. Foster también carga contra la siguiente afirmación: Meghan dijo que palacio celebraba "fiestas" para los periodistas de los tabloides, algo que varios de ellos ya han desmentido públicamente, asegurando no tener constancia de semejantes fiestas.

El resto de detalles son más complicados: Meghan afirmó que "fue silenciada" por Buckingham, algo que los trabajadores de palacio desmienten, recordando todas las ocasiones en las que Markle, ya como royal, se expresó libremente en asuntos como el feminismo y los movimientos como #MeToo. Más aún, una exempleada de la corte contaba a Foster que todo el personal de palacio "se esforzó muchísimo, por lo que pude ver". Que a los jóvenes royals se les trató con "hospitalidad y amabilidad y elegancia".

Otro trabajador de la corte aseguraba a CNN que "todo el mundo quería que aquello funcionase. La reina incluso había instruido a su personal veterano para que se pusiesen al servicio de las necesidades" de Harry y Meghan. Cuando Meghan afirmaba que ella no recibió clases ni instrucciones ni formación como royal, la CNN asegura que dos de los pesos pesados de la reina se desplazaron a Kensington para ayudar a la duquesa en sus deberes: la baronesa Susan Hussey, una de las nueve damas de compañía de Isabel II; y la modista Angela Kelly, asesora y asistente personal de la reina en materias de estilo. Algo que otros cortesanos calificaron como "un gesto sin precedentes hacia un nuevo miembro de la familia".

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo