¿Problemas económicos para Carlota Corredera? Hipotecada por la casa de sus sueños y sin programa propio

El día que Carlota Corredera salió de detrás de las cámaras para convertirse en presentadora del mismo programa que ella misma dirigía, supuso un ‘boom’. La viguesa cambiaba de rol. Y lo hacía bien. ¿Estábamos ante el nacimiento de una nueva presentadora para el universo Mediaset? Lo estábamos.

Sin embargo, poco a poco su presencia al frente de ‘Sálvame’ se ha ido diluyendo. Lo cierto es que tener que compartir la tarea con Jorge Javier Vázquez y Paz Padilla, no es moco de pavo. Carlota está ahí para cuando ninguno de los dos puede hacerse cargo porque tienen que atender el resto de sus compromisos laborales con la cadena. Y, una vez rematado ‘Hormigas Blancas’, la gallega se habría quedado sin un colchón que le hace mucha falta.

O, al menos, eso es lo que se argumenta desde la revista ‘Lecturas’, que este miércoles explica cómo la presentadora acaba de hipotecarse con una casa de 250 metros cuadrados, muy cerca de Madrid capital, por la que ha contraído una deuda con el banco de 250.000 euros. Y claro, para poder ir haciendo frente a la cuotas mensuales, una necesita tener unos ingresos que, ahora, se han visto disminuidos.

Corredera habría realizado recientemente un desembolso importante para hacerse con el solar y comenzar las obras de esa casa con la que siempre había soñado en una de las zonas más exclusivas de Pozuelo de Alarcón. Sin escatimar. Sin privarse de ninguna de las comodidades con las que siempre había fantaseado y que, ahora, veía que podía hacer realidad después de muchos años de trabajo.

La mencionada publicación insiste en que están en disposición de afirmar que, estas incertidumbre laboral en un momento tan próximo a la adquisición del inmueble, le quita hasta el sueño a una Carlota que podría estar siendo víctima de esos altibajos de presencia tan a la orden del día en mundo de la televisión. Acentuados, quizás, por la situación que nos ha dejado por delante la pandemia.

Tan solo esos pequeño reconocimientos que recibe en su tierra, como el del pasado fin de semana como viguesa del año, ejercen de bálsamo para calmar ese mar de dudas que se le abre por delante por este cambio, por la disminución de su presencia delante de esa audiencia a la que lleva encandilando una década.


Fuente: Leer Artículo Completo