Pilar de Borbón, clave para que la princesa Haya conociera al emir de Dubái: así fue la curiosa conexión entre dos enamoradas de los caballos

Cuando la infanta Pilar de Borbón dejó su cargo como presidenta de la Federación Ecuestre Internacional en 2005 después de 11 años -encadenó tres mandatos consecutivos-, fue la princesa Haya quien la sustituyó imponiéndose al griego Freddy Serpieri, vicepresidente del equipo de doña Pilar, y a la princesa Benedicta de Dinamarca, que también aspiraban al cargo. La votación tuvo lugar en Kuala Lumpur en mayo de 2006 coincidiendo con la Final de la Copa del Mundo, donde fue tomada esta fotografía en la que puede verse a la infanta Pilar en el centro flanqueada por las dos mujeres.

Pilar de Borbón dejaba una FEI donde había trabajado duro durante más de una década pero decidió salir porque consideraba que hacía falta un relevo, “sangre nueva”, dijo, al frente de la federación. También confesó sentirse cansada y justificó su marcha por la necesidad de pasar más tiempo con sus hijos, Simoneta, Juan, Bruno, Beltrán y Fernando, y sus once nietos. Ese año también salió del Consejo de Honor del Comité Olímpico Español -fue la primera mujer española en ser miembro del COI, organismo en el que ingresó en 1996-.

En su etapa en la Federación Ecuestre Internacional impulsó la creación de un fondo para el momento de la hípica en los países menos desarrollados y con ella al frente, el equipo de doma español mejoró tanto que logró la Medalla de Plata en los de Atenas de 2004.

La infanta Pilar de Borbón adoraba los caballos y se postuló para presidir la FEI cuando la princesa Ana de Inglaterra, una experta amazona que compitió en el equipo británico en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976, dejaba la presidencia en 1994, cargo al que había llegado ocho años antes.

Las dos dejaban paso a una tercera royal, la princesa Haya de Jordania, hija del fallecido rey Husein y la reina Alia, entonces casi recién casada con el emir de Dubái, Mohamed Bin Rashid al Maktum. Su boda se celebró en 2004en Amán solo dos años después de que la princesa y el entonces príncipe heredero se conocieran en los Juegos Ecuestres Mundiales de Jerez.

Que se celebraran en la ciudad gaditana dependió en buena parte del trabajo de doña Pilar como presidenta del FEI que respaldó decidida la candidatura de Jerez como sede de los juegos mundiales y, una vez lograda -podrían haber sido en Roma-, siguió muy de cerca todos los detalles para que la convocatoria fuera un éxito y Haya de Jordania acabara allí enamorándose del emir. Aún tendría que pasar una década larga para que la princesa huyera a Londres con sus dos hijos para refugiarse (y divorciarse). Por entonces ya solo viajaba a Europa y a Reino Unido -estudió en Oxford- para recorrer hipódromos, Ascot incluido.


Fuente: Leer Artículo Completo