Paloma Cuevas disfruta de un gran fin de semana en el campo junto a sus verdaderos amores

Desde su divorcio con Enrique Ponce, Paloma Cuevas ha estado muy centrada en sus dos hijas. Las pequeñas se han terminado convirtiendo en el gran apoyo que ha tenido durante estos meses complicados para ella y así lo ha dejado ver a través de sus redes sociales, donde no duda en dedicarles bonitos mensajes con los que deja claro que para ella son lo más importante que tiene en su vida. Ahora, la empresaria ha podido disfrutar de unos días de desconexión junto a ellas en el campo. Un bonito fin de semana donde le hemos podido ver muy unida a su hija Bianca.

La empresaria ha sido vista volviendo a su casa tras haber pasado unos días en el campo. Paloma Cuevas decidía parar en una gasolinera para que su hija pequeña merendara. Un momento donde se ha podido ver lo unidas que están mientas caminaban muy abrazadas y dándose mucho cariño.

Un momento muy especial que han podido compartir madre e hija y donde se les ha podido ver muy felices después de haber disfrutado de un gran fin de semana juntas. Además, hace pocos días se podía ver cómo Paloma Cuevas disfrutaba de la vuelta a sus orígenes, y es que la empresaria decidía viajar a Córdoba para ver sus increíbles patios. Una visita de la que pudo disfrutar junto a algunos amigos y que le encantó.

Para Paloma Cuevas sushijas se han convertido en su mejor apoyo, y es que a su divorcio con Enrique Ponce se le unió su preocupación por la salud de su padre, que tuvo que permanecer 15 días ingresado, junto a ella, por problemas en el corazón.

Mientras que Paloma Cuevas se centra en sus hijas, Enrique Ponce se vuelca en su vuelta a los ruedos. El torero está feliz de poder volver al trabajo y no puede evitar alterarse cuando escucha que le preguntan por su ex o por su relación con Ana Soria. La feliz pareja continúa más unida que nunca y juntos siguen compartiendo algunos momentos muy especiales.

Fuente: Leer Artículo Completo